Un impulso para las anfitrionas africanas
© AFP

Aunque el codiciado trofeo ha ido a parar a Zambia, bien podría decirse que en la vibrante edición de la Copa Africana de Naciones que acaba de concluir ha habido varias ganadoras. Mientras la modesta Chipolopolo celebra con entusiasmo el primer título continental de su historia, el certamen propiamente dicho ha deparado multitud de sorpresas y ascensos inesperados, especialmente para las coanfitrionas, Guinea Ecuatorial y Gabón.

La idea de tener dos organizadoras fue un riesgo que se decidió asumir para permitir que los países pequeños también pudieran disfrutar de su dosis de protagonismo. Así las cosas, ambas naciones, que comparten frontera y están bañadas por el océano Atlántico, han aprobado con nota en su papel de sedes. “Era la primera vez que dos países presentaban juntos una propuesta para albergar la fase final y organizar conjuntamente el certamen”, explicó Issa Hayatou, Presidente de la Confederación Africana de Fútbol. “Ha resultado un éxito rotundo. Creemos que ambas han hecho un magnífico trabajo”.

También sobre el terreno de juego la experiencia ha sido muy positiva, dado que los pronósticos más funestos no se han cumplido y se han visto varias actuaciones altamente encomiables. Gabón en especial dejó un extraordinario sabor de boca. Su dinámico estilo de juego al ataque le permitió proclamarse líder de grupo con victorias sobre Níger, Marruecos y Túnez, antes de caer en cuartos a manos de Malí en una emocionantísima tanda de penales. La consecuencia directa ha sido un ascenso en la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola de 46 peldaños, hasta el 45º, justo detrás de su verdugo en la competición. Eso sí, aún está 15 plazas por debajo de su mejor registro de todos los tiempos, obtenido en 2009. Guinea Ecuatorial era la participante peor situada en el escalafón en vísperas del certamen (151º), pero ahora también ha protagonizado un impresionante salto de 41 puestos, hasta el 110º.

Hemos creado un equipo joven con muchas posibilidades de salir adelante y cosechar más éxitos.
Gernot Rohr, seleccionador de Gabón.

El ascenso es el reflejo de su excelente rendimiento, en particular del de las Panteras, en cuyas filas encontramos a una de las revelaciones de la competición, Pierre-Emerick Aubameyang, de 22 años, colíder de la tabla de máximos anotadores. El joven astro, que tuvo la mala fortuna de ser el único que falló su lanzamiento en la tanda penal contra Malí, desempeña su oficio en el Saint Etienne francés, y además ha entrado, junto con el mediocampista afincado en Francia Eric Mouloungui, en el equipo ideal de la competición, ambos en calidad de suplentes. Gabón, que anteriormente había alcanzado los cuartos de final en una ocasión, en 1996, también está presente en el partido más destacado de la competición: su inolvidable victoria por 3-2 contra Marruecos, en la que ambos contrincantes marcaron en el tiempo añadido de la segunda parte y que permitió al conjunto anfitrión pasar a la ronda eliminatoria por todo lo alto.

Su seleccionador, Gernot Rohr, ha sabido encaminar al grupo en la dirección correcta, tanto en la tabla de clasificación como en su desarrollo. “Hemos creado un equipo joven con muchas posibilidades de salir adelante y cosechar más éxitos”, afirmó el técnico francoalemán, conocido por su trabajo en el Burdeos. “Metimos la pata en algunos pequeños detalles, pero ahora vamos a seguir trabajando”.

Recuerdo y racha
Mientras que Gabón cuenta con una trayectoria bastante dilatada en el fútbol africano, la ambiciosa Guinea Ecuatorial era toda una incógnita en vísperas de la fase final. La Nzalang Nacional nunca antes había participado en un campeonato continental, y lo que es más inquietante, había cambiado de seleccionador a escasas fechas de la cita. El conocido veterano Henri Michel dijo adiós y su puesto lo ocupó un técnico relativamente desconocido, el brasileño Gilson Paulo. Sin embargo, el combinado bermellón se ajustó enseguida a la presión del momento y cosechó una victoria in extremis contra Libia en su primer choque (1-0), con gol del ex del Real Madrid Javier Balboa.

Al igual que Gabón, la otra anfitriona también ganó su segundo encuentro en circunstancias agónicas. En este caso, imponiéndose a una de las claras favoritas, Senegal, por 2-1 ante el extasiado público que se dio cita en Bata. Moussa Sow igualó la contienda en el minuto 89 y parecía que la pugna iba a terminar en tablas, pero el laborioso Kily, de origen español, tenía otra idea en mente. Con el terreno de juego convertido en lodazal, el lateral derecho se adentró en el campo rival y selló el triunfo de los suyos con un potente disparo desde 25 metros que entró por la escuadra izquierda. Su derrota en el último encuentro de la fase de grupos por 1-0 contra Zambia, que a la postre se proclamaría campeona, no fue ninguna deshonra, pero supuso un duelo contra la todopoderosa Costa de Marfil en cuartos de final.

Los Elefantes, con Didier Drogba a la cabeza, hicieron honor a su reputación y solventaron el trance sin dificultades (3-0). No obstante, los ecuatoguineanos disfrutaron de una excelente oportunidad de medirse a un rival de gran calado, y tras los éxitos registrados, han recompensado a su seleccionador con la renovación de su contrato por un año más. Seguro que Paulo confiará en aprovechar la racha durante el resto de 2012, ya que ambas anfitrionas están en plena campaña de clasificación para la Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ y para la Copa Africana de Naciones 2013, que se celebrará en Sudáfrica.