Nuevo capítulo para Finlandia

El final de una era ya no es motivo de preocupación para Finlandia. Después de que estrellas mundiales de la talla de Jari Litmanen y Sami Hyypiä pusiesen punto y final a su trayectoria internacional, el combinado finlandés se dispone a escribir el siguiente capítulo de su historia con bríos renovados, un puñado de diamantes en bruto y un fútbol rápido y ofensivo. “En vez de tener miedo, debemos entender el momento actual como una oportunidad”, asegura Mixu Paatelainen en exclusiva para FIFA.com. El seleccionador finlandés sabe muy bien lo que quiere.

El combinado nacional de este país escandinavo de 5,4 millones de habitantes nunca ha logrado clasificarse para una Copa Mundial de la FIFA. Muchos le auguran un futuro difícil en una etapa en la que afronta un cambio generacional. Sin embargo, la última actualización de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola es la prueba irrefutable de que el ambicioso plantel que dirige Paatelainen está en el buen camino para callar muchas bocas.

En la tabla de febrero, el cuadro escandinavo ascendió seis posiciones, hasta colocarse 79º, tras derrotar a domicilio a Trinidad y Tobago por 2-3 en partido amistoso. Así, Finlandia sigue alejándose poco a poco de la peor clasificación de su historia, la que ocupó en noviembre de 2011 al caer hasta el puesto 88º. Es momento de mirar al frente con ambición.

Objetivo: fútbol atrevido y ofensivo
Eso precisamente es lo que Paatelainen hace sin rodeos: “El fútbol finlandés ha progresado. Somos mucho mejores que hace diez años. Sin embargo, no somos los únicos. Siempre digo que dentro de dos o tres años podemos llegar a tener un equipo muy competitivo”. Para conseguirlo, este técnico de 45 años, que como futbolista defendió los colores de la selección finlandesa hasta en 70 ocasiones, confía en un estilo definido, unas directrices precisas y una dosis apropiada de paciencia. “Es mi trabajo transmitir confianza a los jugadores jóvenes. La confianza se consigue a base de experiencia y sabiendo lo que hay que hacer”.

Jugadores de la categoría del portero Lukas Hradecky (22 años, Esbjerg), el lateral izquierdo Jukka Raitala (23, Osasuna), el centrocampista Alexander Ring (20, Borussia Mönchengladbach) y el delantero Teemu Pukki (21, Schalke 04) dan al fútbol finlandés multitud de razones para tener confianza. “Todos juegan en equipos fantásticos, pero todavía no son figuras consagradas. Cuando asciendan el siguiente escalón se podrá decir que están a la altura de los mejores”, asegura Paatelainen. “Mientras desempeñe un papel bien definido, un jugador tiene la posibilidad de tomar decisiones acertadas sobre el campo. Estoy convencido de que nuestros futbolistas son lo bastante buenos como para lograrlo. No hay nada que impida a los jugadores finlandeses elegir las decisiones más adecuadas sobre el campo”, añade.

El camino hacia el éxito de la próxima generación de internacionales finlandeses debe fundamentarse en el fútbol de ataque y en un estilo alegre y combinativo. Lo que hace falta es actuar, no reaccionar. Así, Paatelainen, que en la primera división escocesa ya se ganó el reconocimiento público gracias al fútbol vistoso y atrevido que el FC Kilmarnock ofreció bajo su mando, se expresa en los siguientes términos: “Soy un defensor del fútbol alegre. Todos los grandes equipos de hoy en día triunfan con un estilo alegre. No solo España, sino también Alemania y Holanda”.

“Una oportunidad inmejorable”
El próximo gran desafío para Finlandia es la competición preliminar de la Copa Mundial de la FIFA. Camino de Brasil, el cuadro escandinavo se cruzará en el complicadísimo Grupo I con Francia, Georgia y Bielorrusia, además de con la actual campeona del mundo, cuyo estilo de juego constituye un modelo a seguir para Paatelainen.

“España juega un fútbol maravilloso”, asegura el técnico con una voz que denota admiración. No obstante, el técnico es consciente de que Finlandia todavía se encuentra muy lejos de la escuadra roja: “No quiero copiar a nadie. Lo que hay que hacer es sacar siempre lo mejor del equipo”. De cara al desafío que viene, Paatelainen se muestra realista. “Nuestras opciones de clasificación en este grupo son escasas. Algunos incluso dicen que se trata de una misión imposible. Pero, como todos sabemos, en el fútbol no hay nada imposible. Afrontaremos la competición con optimismo, y, con un poco de suerte, algún día conseguiremos clasificarnos para un Mundial”.

A fin de cuentas, en este nuevo capítulo tras su etapa más exitosa, en la que llegó a ocupar el puesto 33º de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola en marzo de 2007, Finlandia no piensa únicamente a largo y medio plazo. “Nos esperan partidos complicados, pero esto también supone una oportunidad inmejorable para saber dónde estamos”, asegura Paatelainen. Quién sabe, tal vez este sea el inicio de otra gran era para la selección finlandesa.