Contra viento y marea
© Getty Images

Santo Tomé y Príncipe, una pequeña nación insular situada en el golfo de Guinea, frente a la costa atlántica de África, es el ejemplo perfecto de “modesto” del fútbol mundial. Pero, a pesar de su exiguo balance en torneos oficiales, y de los constantes problemas económicos y de desarrollo a los que se enfrenta, su selección ha demostrado ser históricamente capaz de cosechar buenos resultados. Se vio, sobre todo, el año pasado, cuando regresó al panorama internacional tras largos años de ausencia.

Esta reciente racha (un empate en el Congo y un histórico triunfo a doble partido sobre Lesoto en la fase previa de la Copa Africana de Naciones) sitúa al equipo en el puesto número 168 de la última Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola, el mejor que haya alcanzado nunca. Los Halcones y Papagayos ­­—apodo que recibe el combinado nacional— dan este salto desde la plaza 196, que ocupaban el mes anterior. El consiguiente avance, de 28 puntos, también es el mejor de su historia.

Contra todo pronóstico
Quizás haya quien piense que ser el 45º conjunto de África no supone un logro significativo. Pero el equipo llevaba ocho años sin disputar encuentros internacionales, desde noviembre de 2003, por lo que su tendencia al alza es inequívoca. Y cobra más valor si cabe con la victoria en el clasificatorio para la CAN de esta semana sobre Sierra Leona, que no se reflejará en la tabla global hasta marzo.

Santo Tomé y Príncipe cuenta con una población de unos 200.000 habitantes, y una superficie total de poco más de 1.000 kilómetros cuadrados, repartida fundamentalmente entre sus dos islas más grandes, que dan nombre al país. Obtuvo la independencia de Portugal en 1975, y poco después fundó su asociación. Un decenio más tarde se incorporó a la FIFA. El cuadro santotomense participó en su primera campaña clasificatoria de la Copa Mundial de la FIFA™ con motivo de la edición de Corea/Japón 2002. Entonces, como sucedería cuatro años más tarde, dijo adiós al cabo de tan solo dos partidos.

En la competición preliminar de Alemania 2006, cayó por 0-1 a manos de Libia en casa, para luego sufrir un inapelable 8-0 a domicilio, un tanteo que hizo mella en el equipo: no volvería a jugar hasta noviembre de 2011, cuando empezó ante el Congo el largo camino rumbo a Brasil 2014. Con un plantel compuesto íntegramente por futbolistas de la liga nacional —ninguno había actuado nunca en una prueba internacional—, los santotomenses acusaron a la presión, y terminaron sucumbiendo por 0-5 en casa, con tres goles en contra en la primera parte. Fue el triunfo más abultado que se registró en aquella jornada. En el cuadro anfitrión también fue expulsado Kilson Neto de Ceita, en los compases finales del choque.

Empieza una racha histórica
Sin embargo, cuatro días más tarde, la selección que dirige el técnico Gustavo Clemente hizo gala de su calidad y capacidad de reacción al adelantarse por 0-1 en Pointe Noire, con un tanto del jovencísimo centrocampista Orgando dos Santos, quien envió un disparo lejano que se coló por la escuadra. Y aunque el 1-1 definitivo supuso su eliminación de la competición preliminar mundialista, desde ese momento las cosas no han dejado de mejorar.

En la ronda previa de la campaña clasificatoria de la Copa Africana de Naciones 2013, consiguió ganar por primera vez en casi 12 años, 1-0 en casa sobre Lesoto. Un penal transformado en los primeros minutos por otra promesa, Jair Nunes, acabó dando la victoria a los locales, pese al dominio de los Cocodrilos en el resto de la contienda. Contra todo pronóstico, Santo Tomé y Príncipe se llevó un empate a ceros en la vuelta, en Maseru, aunque Lesoto volvería a disponer de las mejores ocasiones. Los Halcones y Papagayos nunca habían superado una eliminatoria a doble partido, ni tampoco encadenado tres encuentros sin perder en toda su historia. Así pues, a su regreso fueron recibidos por un público extasiado, y por el propio presidente del país, quien les transmitió su reconocimiento.

Esta trayectoria no termina ahí: el cuento de hadas continuó con un 2-1 contra Sierra Leona en la siguiente fase clasificatoria de la CAN. Si bien el equipo se encontró con un gol en contra en el minuto 55, Nunes replicó con otra diana desde los once metros, y los espectadores del Estadio Nacional de Santo Tomé estallaron de júbilo cuando sus ídolos anotaron el tanto de la victoria en los últimos minutos. El próximo 15 de junio afrontarán el compromiso de vuelta sin ser favoritos, como es habitual, pero lo harán avalados por su mejor trayectoria histórica.

El optimismo reinante se corresponde con el desarrollo global del deporte rey en el país. “Contamos con un proyecto a cuatro años, pensado para aumentar sensiblemente el número de personas que juegan al fútbol. Aunque seamos un país pequeño, existe un verdadero potencial de generación de jugadores”, declaró en febrero el nuevo Presidente de la Asociación Santotomense, Idalecio Pachire. Y aunque el objetivo sea reforzar la selección nacional a cuatro años vista, el programa parece ir muy adelantado.