Rumanía invierte en su futuro
© AFP

Hace exactamente un año, la selección nacional de Rumanía se encontraba entre los 50 primeros puestos de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola. Los rumanos causaron sensación entre propios y extraños durante los meses de abril y mayo de 2011, cuando ocuparon respectivamente los escalones 41º y 42º, aunque la alegría duró poco.

Hoy, nueve meses después, los Tricolorii han vuelto a situarse entre las 50 mejores selecciones del mundo. En abril de 2012, el combinado del seleccionador Victor Piturca ha escalado ocho posiciones, hasta alcanzar el puesto 45º.

Piturca, de 55 años, es el principal responsable de la trayectoria ascendente de una selección que ha participado en siete Copas Mundiales de la FIFA. El balance desde su llegada al banquillo a mediados de junio de 2011, es de 4 victorias, 4 empates y 1 derrota (contra Bélgica).

Tras los pasos de Hagi
Los resultados más destacados hasta la fecha son su triunfo sobre Grecia a domicilio y sendos empates con Francia y Uruguay, equipos todos ellos situados en cotas más altas de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola.

Evidentemente, sería precipitado empezar a hablar del resurgimiento del combinado de este país integrante, junto con Brasil, Francia y Bélgica, del grupo de naciones que participaron en las tres primeras ediciones de la Copa Mundial de la FIFA.

Sin embargo, Rumanía alberga la esperanza de revivir algún día su época dorada de la década de 1990. Aquel equipo que lideraba Gheorge Hagi, nombrado mejor futbolista rumano del siglo XX, se clasificó tres veces consecutivas para la Copa Mundial de la FIFA (1990, 1994 y 1998), y en todas ellas obtuvo un rendimiento nada desdeñable: alcanzó los octavos de final en dos ocasiones y los cuartos en la tercera. Lamentablemente, el combinado rumano no ha sido capaz de repetir semejantes hazañas.

Un proyecto a tres años vista
El equipo tampoco ha dado la talla en el fútbol continental y apenas ha participado en cuatro de las 14 ediciones de la Eurocopa. Eso sí, en el año 2000 llegó hasta cuartos de final, donde cayó ante Italia (2-0). Además, Rumanía ha quedado muy lejos de clasificarse para la Eurocopa de la UEFA 2012, que se celebrará en dos países vecinos, Polonia y Ucrania.

La Asociación Rumana de Fútbol (FRF) ha analizado sus problemas y, a principios de este año, presentó un proyecto a tres años vista para el desarrollo del fútbol. "Nunca hemos sido un país que se haya caracterizado por la condición física de sus jugadores. En este aspecto, queremos distanciarnos claramente de los países nórdicos, ya que nunca ha sido nuestro fuerte", explicó Marian Mihail, Director Técnico de la FRF, en declaraciones al sitio web uefa.com.

"Nuestra intención no es imitar a nadie, pero, evidentemente, vamos a fijarnos en las grandes potencias mundiales y en sus estrategias. Ahora mismo, el mayor reto al que nos enfrentamos es el de defender nuestra identidad como nación y, a partir de la absorción de nuevas estrategias, desarrollar las nuestras propias".

Con la mirada puesta en Brasil 2014
El objetivo primordial consiste en que todo el entramado nacional, desde las categorías juveniles hasta la selección absoluta, aplique un sistema de juego unitario. De esta manera, Piturca podrá disponer en todo momento de futbolistas acostumbrados a un sistema y a un estilo perfectamente definidos.

Otra de las grandes metas en esta complicada fase de transición será completar el relevo generacional. Christian Chivu, indiscutible en el once titular rumano en los últimos doce años (75 partidos internacionales y 3 goles), ha puesto punto y final a su trayectoria con la selección. Adrian Mutu es el único integrante histórico que continúa vistiendo la camiseta nacional, si bien es cierto que ahora se encuentra rodeado de jóvenes valores que aspiran a seguir los pasos de Hagi, Dan Petrescu, Gheorghe Popescu y compañía.

Por lo tanto, todo apunta a que el fútbol rumano cuenta con las condiciones necesarias para contemplar el futuro con optimismo. Ahora sólo queda saber si los Tricolorii conseguirán clasificarse de nuevo para una Copa Mundial, algo que no sucede desde 1998. En su camino hacia Brasil 2014 se cruzará con Países Bajos, subcampeón del mundo, Turquía, Estonia, Andorra y Hungría, rivales que se presumen muy incómodos para el equipo balcánico.

Quién sabe si la fortuna ayudará a Rumanía en su empresa. En cualquier caso, el dicho popular "a la tercera va la vencida" le viene como anillo al dedo, puesto que Piturca ha vuelto a tomar las riendas del combinado nacional después de dos estancias anteriores en el cargo, en 1998-1999 y 2004-2009.