Zimbabue repunta y aspira a más
© AFP

Zimbabue cargó durante largo tiempo con el sambenito de eterna aspirante en la escena continental. A lo largo de casi dos décadas, fue una presencia constante en la pugna por la clasificación, si bien nunca llegó a alcanzar la fase final del certamen. Entonces logró el ansiado billete para la Copa Africana de Naciones de la CAF dos veces seguidas, en las ediciones de 2004 y 2006, pero a continuación su suerte volvió a cambiar.

En los cinco últimos años ha estado entrando y saliendo de los 100 primeros puestos de la Clasificación Mundial FIFA/Coca-Cola. Sin embargo, gracias a su fenomenal triunfo por 3-1 ante Angola en Harare en septiembre, en el marco de las eliminatorias para la CAN 2013, los Guerreros han ascendido 17 plazas en los dos últimos meses y ahora ocupan la 89ª a nivel mundial y la 21ª de África. Y aunque evidentemente el combinado está en alza, su capitán, Esrom Nyandoro, insistió en que el golpe de suerte definitivo sería el pase para la cita continental, a celebrar en la vecina Sudáfrica.

“Si lo conseguimos, cambiaría todo”, explicó a FIFA.com el jugador, de 32 años. “En estos últimos años, el escándalo Asiagate acabó con el fútbol zimbabuense. Pero ahora que el equipo tiene opciones de alcanzar la fase final, cada vez se hablará menos de este tema y eso me alegra mucho. Además representa una gran oportunidad de unir al país”. No obstante, el desplazamiento a Luanda para defender una exigua ventaja de dos goles no será un paseo. El propio capitán y el seleccionador, Rahman Gumbo, no cesan de advertir que serán necesarias grandes dosis de disciplina y fuerza. “Nos estamos preparando para una ardua batalla física y mental”, apuntó el técnico recientemente.

La perspectiva de participar en la cita continental ha reavivado el entusiasmo de la afición a lo largo y ancho del país. “Supone una gran oportunidad, pero será un partido peliagudo. No va a ser nada fácil, eso seguro”, aseveró Nyandoro. “El clima [húmedo] será complicado y tienen un estadio enorme e imponente. Angola es un gran equipo, y quizás tuvimos algo de suerte de terminar ganando por 3-1”.

Nyandoro tomó parte en las campañas de Zimbabue en la CAN 2004 y 2006, y recientemente regresó a la selección tras una breve ausencia. Con la óptica que le otorga su dilatada experiencia, pidió calma a todos aquellos que ya sueñan con el triunfo. “Sinceramente, creo que podemos hacerlo si tenemos confianza en nosotros mismos, pero debemos abordarlo como una posibilidad del 50%. Llevamos la delantera, ahora es cuestión de aferrarnos a ese 3-1 de ventaja”.

Mezcla de juventud y veteranía
Una buena noticia para los zimbabuenses es la recuperación del lesionado Knowledge Musona, el único internacional que milita en una de las grandes ligas europeas. El pasado viernes, contribuyó a la primera victoria liguera del apurado Augsburgo en la presente temporada. Otro que regresa, tras perderse el choque de ida, es el expeditivo mediocampista Tinashe Nengomasha, también veterano de la CAN 2004 y 2006. A sus 30 años, sigue patrullando el centro de la cancha con persistente determinación.

Pero lo que más llama la atención es la nueva hornada de jugadores, en especial el explosivo talento de Khama Billiat. El delantero del Ajax de Ciudad del Cabo fue el héroe de la ida en Harare. Ahora podrá confirmar su reputación en la vuelta, en Luanda. “Los zimbabuenses vuelven a enloquecer con el fútbol”, afirmó Nyandoro, obviado por el anterior seleccionador, Norman Mapeza, y reincorporado tras el nombramiento de Gumbo. “Me senté con Rahman y me pidió que guiase a los jóvenes. Accedí y tengo la impresión de que se valora mi presencia. Estuve a punto de decir adiós a mi carrera internacional, pero ahora siento un gran orgullo personal".