Markus Babbel sólo tiene palabras de elogio para la cantera de su actual club, el FC Lucerna suizo, que buscará en el Campeonato Juvenil FIFA/Blue Stars 2016 revalidar el título que conquistó el año pasado. Babbel, que jugó el prestigioso torneo juvenil con los colores del Bayern Múnich en 1990, 1991 y 1992 y que como futbolista profesional ganó con Alemania la Eurocopa de 1996, tiene hoy 43 años y es el entrenador del primer equipo del FC Lucerna. En esta entrevista, el exinternacional germano nos habla, entre otras cosas, de los recuerdos que guarda de su participación en la cita zuriquesa a principios de los noventa y de su trabajo con la cantera.

Markus, el año pasado, las promesas de su club conquistaron el Campeonato Juvenil FIFA/Blue Stars, un éxito que se podría interpretar como un augurio excelente para años venideros. ¿Está usted de acuerdo con esta lectura?
Sí, claro, sin duda. El del año pasado fue un gran triunfo para el equipo juvenil. Me alegré mucho por los jugadores y por el entrenador, Gerardo Seoane. Éste es un torneo de enorme prestigio. Que un club como el FC Lucerna lo gane es fantástico, y demuestra que se está haciendo un buen trabajo con la cantera. Tenemos la esperanza de que alguno de los juveniles llegue a consolidarse en el primer equipo. Remo Arnold es uno de los que tiene posibilidades, puesto que es un habitual con el primer equipo y ya ha tenido minutos en la Super League. Otros cuatro o cinco de los jugadores que ganaron el año pasado suelen entrenar con nosotros también. Confiamos en que consigan dar el salto al equipo profesional, y trabajamos para que así sea.

Jugó este torneo tres veces como canterano del Bayern de Múnich. ¿Qué recuerdos tiene de aquellas experiencias?
La verdad es que no me acuerdo muy bien, porque ya ha llovido desde entonces, pero siempre ha sido un torneo fantástico con un elenco muy atractivo en lo que a clubes participantes se refiere. Por desgracia, no pude ganarlo nunca con el Bayern [ndlr: fueron terceros en 1990, cuartos en 1991 y quedaron por debajo de los cuatro primeros en 1992]. Ya por entonces el nivel era excelente. Para los jugadores siempre resultaba especial poder jugar contra equipos como el Manchester United, el Inter de Milán o algún club brasileño. El campeonato siempre contaba con equipos de renombre, y tener la oportunidad de disputarlo suponía una experiencia magnífica para nosotros.

Los jugadores jóvenes sueñan con llegar lejos en el fútbol, y en este tipo de torneos siempre hay muchos ojeadores. ¿Era usted consciente de esto cuando lo disputó? ¿Lo jugó con la intención de llamar la atención de algún cazatalentos?
No. Lo que quieres cuando juegas un torneo así es ganarlo. Eso es lo principal. Si saltas a un terreno de juego lo haces siempre con la intención de lograr la victoria, y por eso tratas de dar lo mejor de ti en todo momento. A veces las cosas salen, y otras no. Yo siempre he intentado emplearme al máximo, independientemente de quién estuviese en la grada viendo el partido. Lo que quería era siempre que el equipo ganase.

¿Cuál es su opinión general del fútbol juvenil? ¿Está de acuerdo con cómo se hacen las cosas en todos los aspectos? ¿Cree que se peca por exceso o por defecto en cuanto al trabajo con la cantera?
Opino que se debe tener cuidado, porque hay ciertas cosas que pueden resultar problemáticas. Fijémonos por ejemplo en las selecciones de categorías inferiores. De un tiempo a esta parte, los jugadores se ven obligados a disputar una gran cantidad de partidos con sus clubes y con las selecciones. A menudo olvidamos que estos chicos todavía están cursando sus estudios y que muchas veces pierden clases por causa del fútbol.

En Suiza, la oportunidad de dar el salto al balompié profesional puede llegar rápido para los jugadores jóvenes y con talento. Cuando se juntan las obligaciones con el club, las selecciones juveniles, la mayor exigencia de los entrenamientos con el primer equipo, los estudios, etc., a veces se notan bajones en el rendimiento de algunos jugadores jóvenes. Y además llegan las lesiones. Yo me pregunto si todo eso no es a veces demasiado para un futbolista joven. Hay que encontrar un término medio que suponga un equilibrio. Debemos proteger a los jugadores. En cualquier caso, lo que está claro es que los jóvenes tienen hoy en día muchas más posibilidades que cuando yo era juvenil. En el fútbol actual, los jugadores jóvenes tienen acceso a una formación de un nivel muy elevado.

El FC Lucerna afronta el reto de revalidar el título del Campeonato Juvenil FIFA/Blue Stars. ¿Acudirá en persona a apoyar al equipo?
Si mi agenda me lo permite iré a ver algún que otro partido. Además, Zúrich no está tan lejos de Lucerna. Y pasarse por el torneo siempre merece la pena.