Dentro de unas semanas, cuando salten al césped para disputar la 79ª edición del Campeonato Juvenil FIFA/Blue Stars, los jóvenes futbolistas que participen en la cita zuriquesa estarán siguiendo la senda de muchas grandes estrellas. Porque por el FIFA/Blue Stars han pasado astros mundiales de la talla de Bobby Charlton, Bobby Moore, Geoff Hurst, Klaus Augenthaler, David Beckham, Ryan Giggs o Josep Guardiola, que vivieron con este torneo su primera experiencia en una competición internacional de clubes.

FIFA.com ha dialogado sobre el certamen con algunos de los protagonistas de pasadas ediciones.

“El torneo está muy bien organizado y constituye una experiencia fantástica para los jugadores jóvenes. Es estupendo poder medirse a grandes talentos de todo el mundo, porque de ese modo te haces una idea de cuál es tu nivel. Este tipo de competiciones son muy positivas para el desarrollo individual de un futbolista. Además, en esta categoría, el fútbol en sí es mucho más importante que el prestigio, y eso también supone un punto a favor. Ésta es una característica del FIFA/Blue Stars que se debe preservar a toda costa. Espero que los organizadores mantengan siempre la misma filosofía”.
Stephan Lichtsteiner, veterano de la edición de 2002, jugador del Juventus de Turín e internacional con Suiza en 88 ocasiones

“Sin lugar a dudas, el Campeonato Juvenil FIFA/Blue Stars es un torneo fantástico y de gran prestigio cuya lista de clubes participantes siempre ha tenido mucho atractivo. La cita ha contado con grandes nombres en todas sus ediciones y para nosotros siempre fue fantástico poder participar”.
Markus Babbel, veterano de las ediciones de 1990, 1991 y 1992, internacional con Alemania en 51 ocasiones y ganador de la Eurocopa de 1996

“Para los muchachos es importante comprobar que pueden medirse de igual a igual a equipos de todo el mundo que vienen con todos sus grandes talentos. Eso les genera una presión interesante y un estrés positivo”.
Boris Smiljanic, entrenador del Grasshopper de Zúrich, ganador de la edición de 2016 y exinternacional suizo (tres partidos con su selección)

“Los futbolistas jóvenes tienen que aprender, y eso sólo se logra jugando en el extranjero competiciones como el FIFA/Blue Stars, que nos dan la posibilidad de presentarnos ante el mundo. A lo largo de los últimos años hemos participado en diversos certámenes en otros países y hemos pagado cara nuestra falta de experiencia, pero también hemos aprendido mucho. Cada uno de estos viajes al extranjero resulta de gran utilidad para que el fútbol chino siga creciendo”.
Marco Pezzaiuoli, técnico de las categorías inferiores del Guangzhou Evergrande FC, que participó en la edición de 2016

“Este torneo ofrece a los jugadores de la cantera la posibilidad de medirse a grandes equipos procedentes de todo el mundo, que es algo que no ocurre habitualmente cuando estás en las categorías inferiores. Para que un futbolista joven progrese son varios los factores que se necesitan, como disponer de buenos entrenadores, un buen entorno, buenos compañeros y, sin duda, también buenos rivales a los que enfrentarse”.
Admir Mehmedi, veterano de las ediciones de 2007, 2008 y 2009, ganador de la de 2008 e internacional con Suiza en 51 ocasiones

“Del FIFA/Blue Stars sólo guardo buenos recuerdos. En aquella época, la cita zuriquesa era para nosotros el punto culminante de la temporada. La organización del torneo es fantástica y difícilmente se podrían hacer mejor las cosas. Se trata sin duda de un excelente escaparate para los futbolistas jóvenes, aunque lo más importante para mí fue comprobar que estábamos capacitados para competir con jugadores de nuestra edad de grandes clubes de todo el mundo. Aquella experiencia me resultó tremendamente valiosa”.
Diego Benaglio, veterano de las ediciones de 2000, 2001 y 2002, ganador de la de 2001 e internacional con Suiza en 61 ocasiones

“Se trata de un torneo excelente, con equipos de gran nivel y una organización magnífica. Tener la oportunidad de jugar numerosas competiciones, no sólo en mi país, sino también en el extranjero, fue importante para mí porque me permitía medirme a rivales de mucho nivel. Poder conocer otros equipos y culturas es estupendo. Cada país tiene su propia mentalidad, y eso hace que este tipo de torneos resulten verdaderamente provechosos para los jugadores jóvenes”.
Euzebiusz Smolarek, veterano de la edición de 2000 e internacional con Polonia en 47 ocasiones