• Un entrenador obligado a bailar samba
  • La clave del éxito: una buena preparación
  • "Nos llevamos el trofeo a casa. ¿Qué más podemos pedir?"

Alan Dzabana, delantero del Olympique de Lyon, empezó a llamar la atención en la fase de grupos del Campeonato Juvenil FIFA/Blue Stars 2017. Con su velocidad y sus regates eléctricos, el atacante de 20 años se dedicó a sortear contrincantes y generar peligro en las defensas rivales. Finalmente, el futbolista francés fue distinguido con el Balón de Oro adidas al mejor jugador del torneo. Sin duda, fue uno de los grandes artífices de que el Lyon conquistara el título en su primera participación.

"Estamos muy contentos. No contábamos con salir campeones", afirma Dzabana tras su triunfo en las instalaciones deportivas de Buchlern. "Vinimos a Zúrich para ver hasta dónde llegábamos. Por supuesto, ganar aquí es algo fantástico para nosotros. Hemos desplegado nuestro fútbol, hemos jugado bien organizados y al final nos llevamos el trofeo a casa. ¿Qué más podemos pedir?".

Su compañero Anthony Racioppi, que se alzó con el Guante de Oro adidas al mejor arquero del certamen, coincide plenamente con él. "Aún no me lo puedo creer. Ganamos el Campeonato Juvenil FIFA/Blue Stars en nuestro estreno y encima me nombran mejor portero del torneo. Es increíble. Me siento orgulloso de no haber encajado ningún gol y de haber ayudado así al equipo. Como suizo que soy, aunque juego en Francia, me hace doblemente feliz ganar este campeonato en mi país natal. Es fantástico", reconoce Racioppi, natural de Ginebra.

"Los técnicos tendrán que improvisar algo en la celebración. Nuestro entrenador es brasileño, así que ya puede demostrarnos lo bien que sabe bailar samba…", añade con una sonrisa.

Un acuerdo que parecer haber olvidado Cristiano "Cris" Marques Gomes, entrenador del Olympique de Lyon, tal y como nos confiesa en la entrevista. "¿Cómo? ¿Que tengo que bailar samba? ¿Quién ha dicho eso? ¿Mis jugadores? No, yo no sabía nada de ese trato. No sé bailar. Quizá cante algo, pero bailar seguro que no", responde sonriente.

Viendo la actuación de su equipo, al preparador no le faltan motivos para ponerse a dar saltos de alegría. El Lyon empezó imponiéndose a Independiente Santa Fe y West Ham United en la fase de grupos, lanzando así un aviso a navegantes, y mantuvo su arco cero incluso en la final.

"Vinimos a Zúrich para completar un buen torneo. Trabajamos mucho y preparamos hasta el último detalle de cara a este maravilloso torneo. También analizamos pormenorizadamente a cada uno de nuestros rivales. Veníamos muy bien preparados", explica Gomes, que llegó a jugar en la selección brasileña.

"Para los jugadores, no es fácil adaptarse a partidos de 40 minutos, porque todo pasa muy rápido. Además, hemos sabido gestionar muy bien el cansancio y pudimos repartir las fuerzas hasta el final. Mis futbolistas lo entendieron desde el principio. En estos casos, al entrenador solamente le queda felicitarlos. ¡Bravo!".