La FIFA

Brasil 2014, un éxito para toda la comunidad futbolística

Solidarity Model
© FIFA.com

La Copa Mundial de la FIFA Brasil 2014™ no sólo fue un torneo que difícilmente olvidarán los aficionados de todo el mundo, sino que también generó sólidos resultados económicos que han beneficiado a toda la comunidad futbolística.

El Informe de Finanzas de la FIFA 2014  ofrece un resumen del ciclo presupuestario 2011-2014 que acaba de concluir, y presenta el modelo de distribución que permitió a la FIFA compartir los beneficios de su torneo principal con las selecciones participantes, el país anfitrión y todos los miembros de la FIFA.

Gracias al éxito de la Copa Mundial, la FIFA, como nunca antes, ha podido destinar fondos al desarrollo del fútbol en todo el mundo, invirtiendo más de mil millones de dólares en diversos proyectos de sus 209 asociaciones miembro, así como de las seis confederaciones. Buena parte de esta inversión se ha canalizado a través de dos programas consolidados de la FIFA: 214 millones se han asignado al Programa de Asistencia Financiera (FAP), el cual permite a cada asociación financiar diversos programas de desarrollo y actividades futbolísticas —y a muchas de ellas simplemente cumplir con su trabajo cotidiano—, y 123 millones han servido para financiar 200 proyectos Goal en todo el mundo, especialmente de infraestructura del fútbol.

Por otra parte, se han creado nuevos programas que responden a las diversas necesidades cambiantes de las asociaciones miembro. Entre ellos, encontramos los siguientes: PERFORMANCE, el programa de gestión del fútbol que pone a disposición de las asociaciones las herramientas y conocimientos necesarios para lograr una mejor administración y alcanzar la autonomía; el programa Challenger, que asiste de forma personalizada a las asociaciones miembro con menos recursos; el programa Win-Win, cuya finalidad es impulsar la generación de ingresos; y el programa Connect, que aspira a crear una plataforma de registro en línea de todas las partes interesadas en el fútbol, incluidos los futbolistas.

Gracias al positivo resultado económico de la Copa Mundial, la FIFA ha podido beneficiar a cada asociación miembro con un pago extraordinario del FAP de 1.050.000 dólares, y de 7 millones de dólares para cada confederación, alcanzando un total de 261 millones de dólares que se invertirán en el desarrollo del fútbol en el ámbito nacional. La distribución de los fondos de desarrollo se lleva a cabo conforme al Reglamento General de los Programas de Desarrollo de la FIFA, normativa que contiene estrictas disposiciones para controles y auditorías y que ha sido creada para reforzar la gestión y el cumplimiento.

Obviamente, una parte significativa de los ingresos generados por la Copa Mundial se destinó a los protagonistas del torneo: las selecciones nacionales, los clubes que cedieron a sus jugadores y el país anfitrión. El importe de los fondos distribuidos entre las selecciones participantes —sea en forma de premios o como apoyo para sus preparativos—, así como entre los clubes, estableció la nueva marca de 476 millones de dólares. Además, los clubes se beneficiaron del Programa de Protección de Clubes de la FIFA (PPC), el cual ofrece un seguro para indemnizar a los clubes si sus jugadores se lesionan en un partido internacional «A». En total, se pagó la cantidad de 158 millones de dólares a los clubes, la mayoría de ellos europeos, a través del PPC y los beneficios que reportó la Copa Mundial a los clubes.

A pesar de que la Copa Mundial 2014 generó mayores ingresos que los esperados, los gastos también fueron considerablemente superiores a los presupuestados. En total, la FIFA gastó más de 2.2 mil millones de dólares en la Copa Mundial 2014. Esta cantidad incluye 453 millones de dólares para cubrir el presupuesto íntegro del Comité Organizador Local, así como 370 millones de dólares de la producción televisiva, la cual permitió seguir ofreciendo a los hinchas de todas partes las grandes emociones del mejor fútbol del mundo.

Por otro lado, para permitir que el país anfitrión siga beneficiándose de los frutos cosechados con el torneo en los años venideros, la FIFA creó el fondo de legado con un capital de 100 millones de dólares. Este fondo respaldará proyectos de desarrollo de la infraestructura futbolística, el fútbol juvenil y el fútbol femenino, así como programas de salud pública y sociales.

Asimismo, el éxito económico del torneo emblemático de la FIFA posibilita la financiación de otras competiciones que organiza la FIFA, como los torneos femeninos y juveniles, y también los de fútsal y fútbol playa, los cuales no generan ingresos y dependen de las ganancias de la Copa Mundial. Durante el último ciclo cuatrienal, se gastaron 505 millones de dólares en los otros torneos de la FIFA.

Documentos relacionados

Notas recomendadas