FIFA Legends

Cultura y compromiso reciben a Brown en Tahití

  • El exinternacional inglés Wes Brown asistió al Festival des îles de Tahití
  • Allí descubrió la diversidad cultural de aquellas islas
  • También conoció los retos logísticos a los que se enfrentan los isleños

Tahití es el centro de actividades de las islas de la Polinesia Francesa, pero no contiene en sí toda la diversidad cultural ni los distintos estilos de vida que existen a lo largo y ancho de este archipiélago del sur del Pacífico, compuesto por 118 islas diseminadas lo largo de una superficie de casi 3.500 km2.

Esto es precisamente lo que Wes Brown, FIFA Legend, exjugador del Manchester United y exdefensa de Inglaterra, descubrió en su visita al XI Festival des îles. Los participantes en las actividades de fútbol, fútsal y fútbol playa que forman parte de este acontecimiento, financiado en parte por el programa FIFA Forward, tuvieron que recorrer enormes distancias para asistir al festival. Wes Brown ha relatado a FIFA.com sus experiencias en este viaje.

La misión de Wes Brown en Tahití:

  • Reunirse con directivos de la Federación Tahitiana de Fútbol y de otras federaciones miembros de la OFC
  • Asistir y participar en la inauguración del taller de FIFA Forward
  • Formar parte de la ceremonia inaugural del Festival des îles, conocer a los equipos y visitar las instalaciones del festival

Wes, acaba de regresar de Tahití, donde ha podido comprobar de primera mano la diversidad cultural del Pacífico en la ceremonia inaugural del Festival des îles…

Efectivamente, en el certamen se dieron cita las diferentes culturas del archipiélago. Vimos muchísimos hakas y escuchamos multitud de cánticos distintos. Creo que cada isla representó su propio haka durante la ceremonia de inauguración y exhibió en cierta manera su esencia. Se trató de una experiencia fantástica. Me gustó la enorme repercusión del acontecimiento y ver a tantos delegados de diferentes países. Fue realmente positivo.

Las islas ocupan una superficie enorme… ¿Se hizo a la idea de los problemas que algunos de los participantes tuvieron que superar para llegar a Tahití?

Hablamos con unos cuantos, y algunos de ellos habían hecho dos días de viaje en barco, porque allí no hay aeropuertos. Es de locura. Tuvieron que ahorrar mucho dinero para el viaje. Algunos de los chavales con los que hablé habían hecho horas extra durante todo el año solo para pagarse el billete en barco desde sus islas. Estamos hablando de futbolistas muy buenos y con mucho talento. Dos días en barco es muy duro. Me impactó de verdad.

¿Qué le pareció la celebración del fútbol en el otro extremo del mundo, en una cultura tan diferente a la suya?

Allí la mayoría de los chavales, conforme crecen, tienden a preferir el rugby. Tienen Fiyi, que no está muy lejos, y también Nueva Zelanda. Pero me pareció increíble que el fútbol sea también muy importante y lo que tuvieron que pasar algunos para llegar a tiempo a la ceremonia inaugural. Se trata de la mayor ceremonia que han celebrado, y además con multitud de voluntarios. Han hecho un trabajo fantástico.

También conoció a varios equipos procedentes de todas las islas...

Sí, conocimos a unos cuantos equipos y comprobamos que contaban con instalaciones espectaculares. Me recordó mi juventud, cuando todos los compañeros solíamos compartir el mismo alojamiento. Les proporcionaron de todo y, teniendo en cuenta la cantidad de gente que había llegado a la isla, creo que en general hicieron un gran trabajo.

Parece impresionado por la dedicación de los participantes y por el hecho de que viajaran desde tan lejos para asistir al festival...

Me ha parecido fantástico. Aunque los veías disfrutar de la música y pasárselo en grande, te dabas cuenta de lo mucho que les había costado estar allí. A algunos les pregunté de qué isla venían y cómo habían llegado hasta Tahití. ¡Dos días de travesía! Y estoy seguro de que los barcos no eran precisamente cruceros.

Lo que más me fascinó fue su empeño y su voluntad, puesto que no estamos hablando de futbolistas profesionales. Tuvieron que dedicar mucho tiempo y esfuerzo porque realmente querían estar presentes en la ceremonia de inauguración de un torneo de este tipo. Todos estaban realmente encantados de haberlo conseguido. Comprobé lo mucho que aman el fútbol en aquellos lugares. Aunque el rugby normalmente gane prioridad conforme se hacen mayores, hay montones de jóvenes futbolistas de gran talento.

Las camisetas del Manchester United se encuentran por todas partes, en todos los rincones del mundo. ¿Qué sintió al conocer en uno de los lugares más remotos del planeta a un montón de seguidores suyos de cuando jugaba al fútbol?

Fue curioso porque, al principio, muchos de ellos no me reconocieron, pero cuando lo hicieron se desató la locura. Esto demuestra lo lejos que llega el fútbol. Lógicamente, estoy un poco más viejo, pero cuando se dieron cuenta de quién era, me hicieron montones de preguntas; por ejemplo, cómo es Cristiano —a pesar de que hace mucho tiempo que no he vuelto a jugar con él— y otras parecidas. Aquella gente ama de verdad el fútbol.

Se trata de un fenómeno mundial, claro está, pero, para las islas más pequeñas de los países más pequeños del mundo, es igual de grande que para el resto del mundo. A menudo no tienen las instalaciones necesarias, pero el hecho de que la FIFA esté presente allí ayuda muchísimo y demuestra el apoyo que reciben.

Explora este tema

Notas recomendadas