Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Río de Janeiro 2005

Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Río de Janeiro 2005

8 mayo - 15 mayo

;

Vejo você no ano 2006!

FIFA Beach Soccer World Cup Rio de Janeiro 2005
© Action Images

Como dicen los brasileños: ¡Nos vemos en el 2006! Tras la clausura de la primera Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA, ya se está pidiendo a gritos la siguiente, dado lo bonita que ha sido esta primera edición. La competición, que nos ofrecía un elenco excepcional con las mejores selecciones del planeta, se reveló sumamente reñida. Entre una selección de Francia impresionante de cabo a rabo, un Japón refrescante o un Brasil aceptando el final de su supremacía, FIFA.com repasa para usted esta semana bajo el sol de la playa de Copacabana.

30° por la mañana, "sólo" 23° por la noche. A pesar de estarse cerca del invierno en Brasil, la competición se desarrolló bajo un calor tropical. Sin embargo, Bola 7, el famoso aficionado auriverde, no tenía demasiado bajo su enorme sombrero mientras, desde por la mañana, dirigía los cánticos y animaciones del apasionado público de Río.

En un ambiente excepcional, ante 8.000 espectadores listos para entusiasmarse con cada jugada, la primera Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA nos ofreció un magnífico espectáculo. Pero como el deporte posee esa belleza de necesitar siempre de vencedores y de vencidos, las escenas de tristeza sucedieron a las de alegría hasta alcanzar el paroxismo al término de una dramática final. Se recordará sin duda durante mucho tiempo el rostro del portugués Madjer, donde se mezclaban granos de arena y lágrimas en el momento de subir al segundo escalón del podio. El contraste, en cualquier caso, era sobrecogedor, en cuanto se trataba de observar los rostros de los franceses.

Francia se confirma

En septiembre de 2004, la selección de Francia de Eric Cantona se adjudicaba el título de campeón de Europa al cabo de una magnífica final frente a Portugal. Sólo ocho meses más tarde, ahí la tenemos en la cúspide del fútbol playa mundial, tras haber derrotado de nuevo a los lusos. Pero más aún que el último encuentro de esta Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Río de Janeiro 2005, lo que habrá captado la atención de los observadores y espectadores es la trayectoria completa de los bleus. Combinando a las mil maravillas un rigor defensivo impresionante con un talento ofensivo indiscutible, Francia ha sido sin discusión el equipo más completo del torneo. "Hemos jugado tres veces en los últimos meses contra Francia, y no ha dejado de progresar", nos confesó el seleccionador brasileño, Índio. "Cantona está haciendo un trabajo magnífico con sus jugadores".

Se nos quedarán especialmente grabadas las soberbias actuaciones del portero Jean-Marie Aubry y de los defensas Thierry Ottavy y Jean-Marc Edouard, pero también de Noël Sciortino y, por supuesto, de Anthony Mendy en ataque. Tercer máximo goleador de la competición y, por consiguiente, Bota de Bronce adidas, el larguirucho atacante facilitó a menudo la labor a los suyos. "Es la segunda vez que vengo a Río, y me vuelvo esta vez con dos trofeos. Soy el hombre más feliz del mundo", declaró el jugador galo tras la final. Una actuación más alentadora si cabe teniendo en cuenta que Mendy encarna, con 22 años, el futuro del fútbol playa francés.

La sorpresa nipona

En lo que respecta al futuro de la disciplina en general, no cabe duda de que Japón ocupará un lugar preferente. Aquél que hubiera apostado por un cuarto puesto de la selección japonesa sería, con toda seguridad, inmensamente rico en estos momentos. Al comienzo de la competición, los hombres de Rui Ramos formaban parte de las teóricas cenicientas, en la misma medida que Tailandia, Sudáfrica y Australia. Una semana después, todos los espectadores quedaron prendados ante estos jugadores llenos de abnegación y de determinación. Incluso cuando sus piernas apenas les tenían en pie, los nipones jamás dejaron de luchar.

"Debo reconocer que esta cuarta plaza es también una sorpresa para mí", declaró su seleccionador, el mítico Rui Ramos. "Pero hace años que lucho para desarrollar el fútbol playa en Japón. Espero que este resultado sirva para atraer un mayor interés por parte de los medios de comunicación y de la Asociación. A partir de ahora, necesitamos infraestructuras para progresar. Estoy seguro de que seremos aún más potentes el año que viene". Así, volveremos a deleitarnos viendo a jugadores como el defensa Makino y el ariete Kawaharazuka, revelaciones de estes torneo.

Madjer, el mejor entre los mejores

Y no son los únicos jugadores cuyo nombre recordaremos. Aparte de Madjer, el mejor jugador y máximo goleador (con 12 dianas, como en el último Campeonato Mundial) de este torneo, el luso Alan confirmó su categoría entre los mejores. Capaz de pases deslumbrantes o de libres directos implacables, el pequeño atacante contribuyó claramente a la gran actuación de Portugal. En otro aspecto del juego, los defensas Marinho y Hernani fueron el pilar de la zaga del equipo de Zé Miguel. Lo mismo puede afirmarse de los brasileños Junior Negão y Buru, que permitieron así a los vivaces Neném, Benjamin y Jorginho disfrutar de más libertad en los puestos de vanguardia.

Unos momentos de ocio que, sin duda, habrían querido experimentar algo más los españoles. Obligados a disputar la fase de clasificación europea dos días antes del comienzo de esta Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA, la Furia Roja mostró enseguida indicios de fatiga desde el inicio de la competición. El atacante Amarelle, sobresaliendo por encima del resto, aprovechó, en cualquier caso, para deleitarnos con acrobáticos remates a la media vuelta que harían palidecer a un gimnasta.

Menos conocidos, los ucranianos Pylypenko y Varenytsya causaron estragos en los defensas sudafricanos y uruguayos. El primero, con una zurda capaz de alojar el balón en cualquier ángulo de la portería contraria; el segundo, jugando como pivote para abrir numerosos huecos, fueron los símbolos de una Ucrania con la que habrá que empezar a contar a partir de ahora.

Cada vez más reñido

Y es que, definitivamente, aunque Brasil siga siendo sin duda el equipo más espectacular del planeta, ya no es el único rival temible. Más allá de Francia y de Portugal, que a fin de cuentas no han hecho más que confirmar su categoría, Japón dio la sorpresa y se introdujo por la puerta grande entre lo más granado del fútbol playa mundial. De Ucrania, por su parte, se esperaban grandes cosas tras su magnífico tercer puesto obtenido en el último Campeonato de Europa, y los hombres de Victor Moroz dejaron notar su presencia. Los ucranianos, de una potencia impresionante, tuvieron que ceder no obstante en cuartos de final, frente al futuro subcampeón, Portugal. Pero antes de eso, trataron de tú a tú a los campeones mundiales de 2001.

Todo ello permite augurar una maravillosa segunda edición de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA. Entre Francia, que deberá defender su título, y Portugal y Brasil, que tendrán que tomarse la revancha a la fuerza, Japón ambicionará sin duda hacerlo al menos igual de bien, mientras que Uruguay, Ucrania y España querrán demostrar que merecen más. El año que viene, sobre la maravillosa playa de Copacabana, la lucha se presenta así incluso más reñida. ¡Tenemos prisa por estar allí!

Participantes:
Brasil, España, Tailandia, Portugal, Estados Unidos, Japón, Uruguay, Ucrania, Sudáfrica, Francia, Argentina y Australia.

Clasificación final:

  1. Francia

  2. Portugal

  3. Brasil

  4. Japón

  5. Uruguay

  6. Ucrania

  7. España

  8. Argentina

  9. Australia

  10. Estados Unidos

  11. Tailandia

  12. Sudáfrica

Goles (total):
164 (una media de 8,2 por partido)

Máximos goleadores:

  1. Madjer (POR)12 goles

  2. Nenem (BRA)9 goles

  3. Mendy (FRA)8 goles

;

Fase de eliminatorias

;

Todas las Copas Mundiales de Beach Soccer