Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Río de Janeiro 2006

Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Río de Janeiro 2006

2 noviembre - 12 noviembre

;

El año de las confirmaciones

FIFA Beach Soccer World Cup Rio de Janeiro 2006
© FIFA.com

Los brasileños dirán seguramente que 2005 no fue más que un accidente, el tipo de sorpresas que no ocurren sino muy de vez en cuando. Desposeídos de su corona mundial en 2001 (Portugal) y el año pasado (Francia), los Auriverdes se han reconciliado con la historia al conquistar su décimo título este mes de noviembre de 2006. Además, la supremacía de los hombres de Alexandre Soares apenas fue puesta en cuestión en los diez intensos días durante los que se prolongó el torneo.

Al margen de un número anormal de goles recibidos en su último encuentro de la liguilla contra Estados Unidos, en el que ya no había nada en juego (10-6), y de las victorias trabajosas frente a Portugal (7-4) y Uruguay (4-1), Brasil dominó por completo esta segunda edición de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA.

"Sé que nuestros seguidores no confiaban excesivamente en nosotros al principio", nos ha confesado el seleccionador campeón, Alexandre Soares. "Pero yo sólo esperaba una cosa: que los jugadores que había elegido demostrasen sus cualidades sobre el terreno de juego. Éramos favoritos, pero aún había que probarlo. Y mi equipo lo ha hecho con creces, estoy muy orgulloso de él. Este título pertenece al grupo, en ningún caso es mío".

*Los uruguayos, apóstoles del juego defensivo *
Ese mismo colectivo marcó la diferencia en la final ante una sorprendente selección uruguaya. La Celeste esperaba clasificarse para cuartos de final en el Grupo C, donde también estaban las Islas Salomón, Camerún y Portugal... pero no contaba con llegar mucho más lejos. Sin embargo, tras su triunfo en una eliminatoria contra Argentina que pasará a los anales de la historia, y después de salir airosos de la tanda de penales ante Francia en semifinales, los discípulos de Venancio Ramos plantaron cara durante mucho tiempo a la Seleção en el duelo por el título.

"Ya estábamos muy contentos por haber alcanzado este último peldaño. Luego cumplimos nuestro objetivo al contener al rival en los primeros minutos. Pero a medida que transcurría el tiempo les íbamos ofreciendo más espacios. Este resultado es justo, Brasil ha sido mejor que todos los demás", aseguró Ramos. Los Charrúas no han impresionado por sus cualidades técnicas, pero su desempeño defensivo ha sido excepcional.

Y más aún si tenemos en cuenta que el nivel general del torneo ha subido en relación al año pasado. Al público de Copacabana, por ejemplo, le resultará difícil olvidar a los jóvenes nigerianos, que rozaron con la punta de los dedos el pase a cuartos de final. Otro tanto sucede con la Polonia de Jacek Ziober, tercera en la jerarquía europea y valerosa hasta los últimos segundos de su extraordinario choque decisivo frente a Japón.

Entre los refrescantes descubrimientos de la primera fase figuran los recién llegados cameruneses y salomonenses, que sedujeron con su inagotable afán por agradar. Ambos países se despiden de Río habiendo obtenido una victoria, y conjurándose para regresar con más fuerza si cabe el año que viene.

Francia y Portugal dominan en Europa

Ese es el objetivo que deberán cumplir imperativamente las dos grandes decepciones del certamen. Eliminados en la primera fase sin llegar a dar siquiera la impresión de merecer algo mejor, españoles e italianos han defraudado enormemente. A los espectadores de Río de Janeiro, no obstante, les habría gustado maravillarse con las filigranas de Amarelle, la gran estrella española. Al igual que el año pasado, el capitán de los campeones de Europa ha dicho adiós a Brasil entre lágrimas.

Si continuamos el recorrido por la jerarquía mundial, es evidente que Bahrein y Japón son quienes dominan la disciplina en el continente asiático. Con auténticos talentos como Abdulla Ismaeel Omar y Takeshi Kawaharazuka en sus plantillas, estos dos países pueden mirar al futuro con optimismo. Sus estrechas derrotas en cuartos, a manos de Portugal (2-6) y Francia (2-3) respectivamente, dicen mucho acerca de su potencial.

Si bien es necesario admitir que la progresión de todas estas naciones "menores" es impresionante, no basta aún para dar un vuelco al escalafón mundial. El bronce de Francia y la cuarta plaza de Portugal confirman de nuevo el nivel que aportan los dos conjuntos europeos. Con todo, para los Bleus la decepción de haber perdido un título que volvía a estar a su alcance es muy grande. "Habíamos venido para estar en el primer puesto del podio, no en el último", ha señalado Eric Cantona. "Por eso, a pesar de la alegría de ver a mis jugadores mostrar sus cualidades humanas, me siento de todos modos muy decepcionado. Este grupo merecía más".

Para Zé Miguel, el seleccionador luso, la realidad es aún más amarga: "Nuestra meta era ganar todos los partidos. Por lo tanto, no puedo estar satisfecho con el tercer puesto. Mis jugadores no pueden echarle a culpa a nadie, sólo a sí mismos, lo único que tenían que hacer era esforzarse un poco más. En estos momentos tengo dudas. Volveré a Portugal, me tomaré un tiempo y decidiré si continúo al frente de este equipo". Los jóvenes Ricardo Loja, Gustavo y Andrezinho, que han disputado su primer torneo mundialista, conservarán a buen seguro un recuerdo agradable de este mes de noviembre.

Inamovible Madjer

En el aspecto puramente individual, Río de Janeiro 2006 ha realzado una vez más todo el talento del portugués Madjer. De nuevo Balón y Bota de Oro adidas, con 21 goles, el número 7 de la Selecção ha iluminado la competición con su clase innata. Todavía no ha nacido alguien que conjugue tanta habilidad, eficacia y comportamiento ejemplar... Es indiscutiblemente el mejor jugador de beach soccer del planeta.

Pero los campeones del mundo Auriverdes no le van demasiado a la zaga. Con astros de la talla de Benjamin (Balón y Bota de Plata adidas), Buru, el portero Mão o el veterano Júnior Negão entre sus filas, los brasileños se han destacado tanto por su sentido del espectáculo como por la seriedad con la que han afrontado todas sus citas. Incluso los hinchas que protestaban por la ausencia de Jorginho este año acabaron seducidos por la elegancia de Bruno. Autor de diez dianas, el espigado delantero se ha hecho acreedor al Balón y la Bota de Bronce adidas.

Otras muchas revelaciones, como el francés Jérémy Basquaise, el artillero polaco Boguslaw Saganowski (7 goles cada uno), el canadiense Sipho Sibyia o el salomonense James Naka, se han marchado de Río de Janeiro entre las ovaciones del público.

Un público que fue tan numeroso como de costumbre en la playa de Copacabana. Incluso entre la semana, en horario matinal, las 10,000 localidades del estadio de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA se llenaron sin problemas. Animados por un entregado Bola Siete, los torcedores dieron a la competición un formidable ambiente festivo. Y nadie duda que el año que viene será aún más intenso, cuando Brasil defienda su título. Ya se nos hace la boca agua...

Participantes
Brasil, Polonia, Estados Unidos, Japón, España, Francia, Canadá, Irán, Islas Salomón, Camerún, Portugal, Uruguay, Italia, Bahrein, Nigeria, Argentina

Clasificación final

  1. Brasil

  2. Uruguay

  3. Francia

  4. Portugal

Eliminados en cuartos de final: Argentina, Bahrein, Canadá, Japón
Eliminados en la primera ronda: Camerún, España, Estados Unidos, Islas Salomón, Irán, Italia, Nigeria, Polonia

Goles (total)
286, una media de 8.94 por partido

Máximos anotadores

  1. Madjer (POR) 21 goles
  2. Benjamin (BRA) 12 goles
  3. Bruno (BRA) 10 goles
;

Fase de eliminatorias

;

Todas las Copas Mundiales de Beach Soccer