La selección de Nigeria se convirtió en la última clasificada a los cuartos de final de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA al golear 4-1 a su similar de Tahití. El encuentro, correspondiente al Grupo C, se disputó el 6 de septiembre de 2011 en Rávena.

El partido, a todo o nada, tenía reglas claras: el vencedor avanzaría de fase, mientras que el perdedor emprendería el largo retorno a casa. En ese contexto, la primera parte transcurrió con cierta tensión y falta de puntería por parte de ambos equipos, que contaron con numerosas opciones de gol frente a los dos arcos.

Los goles llegaron en la segunda parte: Victor Tale abrió el marcador con un buen toque desde la izquierda, aunque Tahití alcanzó el empate por intermedio de su jugador-entrenador, Teva Zaveroni. Parecía que todo marchaba hacia la paridad extrema, hasta que los nigerianos liquidaron el trámite en cuestión de segundos: Tale otra vez, y Musa Najare, llevaron el tanteador al 3-1 antes del descanso.

El tercer periodo dejó en claro que la fortuna estaba en favor de Nigeria: Ogbonnaya Okemmiri disparó sin mucha potencia, pero el balón picó en la arena y descolocó al sorprendido Torohia para sentenciar las acciones, el resultado y el destino de ambos equipos. Mientras Tahití se vuelve a casa, Nigeria se prepara para enfrentar a Brasil el próximo 8 de septiembre en lo que iguala su mejor campaña en la historia del certamen: los cuartos de final en la edición 2007.