La tetracampeona del mundo Brasil, que ya estaba clasificada para los cuartos de final, derrotó a Japón por 3-2 y terminó invicta su participación en el Grupo D de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA.

A pesar del fuste del rival, los nipones salieron a jugar sin complejos, potenciados tanto por su temprana eliminación del torneo como por el arranque de Brasil, que pareció desenfocada en el período inicial. Quizás haya que encontrar allí la razón por la que, por primera vez en el torneo, la Canarinha no llegara al primer descanso en ventaja.

De hecho, fue recién a tres segundos del cierre que André pudo emparejar el tanteador tras aquel tanto de Yamauchi en el cuarto minuto de juego. Esa paridad se mantuvo en el segundo tiempo, que vio a Japón retomar la delantera luego del penal convertido por Komaki.

Brasil, sin embargo, cambió de marcha en el tercio final, y a pesar de no lucir, pudo dar vuelta el resultado gracias a una diana del incombustible Benjamín y a otra de André, quien definió con una bonita media vuelta tras recibir un pase del número 10 brasileño.