La selección de Portugal cerró su participación en el Grupo B de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA con puntaje ideal tras golear 8-3 a Omán y ya piensa oficialmente en su próximo duelo de cuartos de final. Los lusos, que ya estaban clasificados, cumplieron con la lógica ante un equipo que sentenció su despedida en la segunda jornada y que buscaba este 5 de septiembre su primer triunfo en la historia del certamen.

Las diferencias entre ambos conjuntos quedaron en evidencia en la primera parte, que se saldó con ventaja de 3-0. El hecho destacado en esos 12 minutos iniciales pasó por el tremendo golazo de Lúcio, quien ensayó una pirueta acrobática para sorprender a todos desde una posición incómoda. Madjer y Paulo Graça, previamente, habían establecido las primeras brechas en el marcador.

Zé Miguel Mateus dio descanso a sus mejores jugadores en el segundo tiempo, lo que no modificó en demasía las acciones. Por el contrario, Yahya Al Araimi estiró ventajas contra su propio arco demostrando que Omán no estaba de parabienes. Apenas el gol de Ishaq Al Qassmi, el del honor, sirvió para adornar el 5-1 provisorio a favor de los europeos.

El tercer y último periodo mostro un conjunto omaní dispuesto a plantar cara en su despedida del certamen, pero Portugal tomó rápido las riendas del juego y sentenció el encuentro a su favor sin mayores complicaciones: Belchior, Madjer y Lúcio fueron los autores de los goles que redondearon el 8-3 final en un partido que tuvo como anécdota la expulsión de Khalid Al Rajhi, quien sumó dos tarjetas amarillas.

Con la victoria consumada, los lusos esperan rival para el próximo 8 de septiembre: el segundo del Grupo A, que saldrá entre Senegal, Italia o Suiza.