A pesar de no contar con su goleador Koukpaki, Senegal fue oportuna, derrotó a Irán por 5-3 y se aseguró uno de los dos lugares que otorgaba el Grupo A para los cuartos de final de Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Rávena 2011.

Apenas seis segundos tardaron los africanos adelantarse en el tanteador, ya que eso les llevó a los iraníes cometer su primera falta y pagar por ello, cuando el preciso remate de Mbaye superó el esfuerzo de Gorbanpour. El Equipo Melli, que ya estaba eliminado, se volcó al ataque pero chocó una y otra vez con Ndiaye. Para peor, volvió a sufrir la efectividad de los senegaleses, que ampliaron la ventaja gracias a otro gol de Mbaye y a uno de Fall.

El 0-3 con el que se cerró el primer tiempo pareció demasiado castigo para Irán, que recién encontró la fórmula de anotar en el siguiente período. Así, en tres minutos se puso a tiro del empate, primero por intermedio de un tiro libre directo de Hassaini y luego por una bonita media chilena de Mesigar. Sin embargo, un insólito gol de Ba volvió a estirar el marcador para Senegal cerca del segundo descanso.

El tercio final fue emocionante, especialmente tras descuento de Boulokbashi, porque un nuevo gol de Irán hubiera dejado a Senegal obligada a ganar por penales y luego esperar otro resultado para avanzar en el torneo. Sin embargo, otro tanto de Fall, esta vez de tiro libre, confirmó a 20 segundos del epílogo la clasificación de Senegal, que vuelve a meterse entre los ocho mejores del mundo por primera vez desde su estreno absoluto en la competencia en Río de Janeiro 2007.