La fase de grupos de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Rávena/Italia 2011 tiene un nuevo héroe: el portero Héctor Robles, que entró en sustitución de su colega Miguel Estrada y acabó siendo el protagonista del partido al detener dos tiros de penal en la tanda decisiva ante Ucrania. Así, México se impuso por 1-0 en esa suerte final tras un empate 1-1 en el tiempo reglamentario. En los cuartos de final se medirá a Rusia.

El partido se presentaba reñido desde los prolegómenos ya que enfrentaba a dos equipos sólidos, con buenas defensas y que se jugaban en duelo directo el último puesto en cuartos correspondiente al Grupo D. Ucrania abrió el marcador muy rápido en la primera parte: un centro de Maksym Nazarenko rebotó en la arena y descolocó al portero Miguel Estrada lo que permitió que Anton Butko rematase de cabeza sin oposición.

El gol no logró abrir ni un poco los sistemas defensivos planteados por ambos estrategas. Las ocasiones eran escasa en uno y otro lado, y la marca, cerrada. Por eso pasó casi media hora hasta que Cati encontró el hueco para empatar el encuentro y provocar la prórroga. En los minutos adicionales se mantuvo el mismo guión y fue solo en los penales, donde se marcó la diferencia. Robles estuvo brillante y frenó los intentos de Igor Borsuk y Andriy Yevdokymov. Ricardo Villalobos también vio su disparo detenido, el primero de la serie, pero Ángel Rodríguez anotó el decisivo.