Hay cosas que simplemente no pueden faltar en una Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA: sol, arena, muchos goles, un puñado de jugadas acrobáticas y, para no perder la costumbre, una eliminatoria Brasil-Portugal, quienes esta vez se enfrentarán en una de las semifinales de Rávena 2011.

El partido
Brasil-Portugal, Stadio del Mare, Rávena, 10 de septiembre de 2011, 18:30 (hora local)

El contexto
Brasileños y portugueses parecen saber que, para triunfar en una Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA, tienen que enfrentarse. En absolutamente todas las ediciones que se han celebrado del torneo, desde la inaugural de 2005, ha habido un Brasil-Portugal en cuartos de final o en semifinales. El registro histórico se inclina del lado de los sudamericanos, vencedores en las semifinales de 2006, 2008 y 2009, así como en cuartos en 2007. Los lusos, a su vez, infligieron a la Seleção su única derrota del certamen hasta la fecha, en los penales: el Copacabanazo de la semifinal de 2005. 

El camino hasta la final
Durante toda la primera fase, nadie destacó más que Portugal: los hombres de Zé Miguel Mateus no solo accedieron a cuartos mediante tres goleadas —sobre El Salvador, Argentina y Omán— y un saldo de 19 tantos a favor, sino que también lo hicieron con gran estilo, creando más jugadas bonitas que ningún otro equipo en Rávena. Brasil, por su parte, sufrió como nunca en el Grupo D: anotó únicamente 11 dianas, ganó una vez en los penales y obtuvo una victoria por un gol de diferencia y otra por dos, contra Ucrania, Japón y México, respectivamente.

En cuartos de final, sin embargo, ambos favoritos tuvieron tareas arduas y similares: ante adversarios africanos que buscan imponer su fortaleza física, necesitaron ir a la prórroga para asegurar su pase a semifinales. Madjer, Alan, Belchior y compañía igualaron a 4-4 contra Senegal y consiguieron la clasificación en los penales, mientras que Brasil encontró al fin su chispa en ataque, aunque su retaguardia falló en repetidas ocasiones ante Nigeria. No obstante, y en buena medida gracias a los cinco goles del artillero André, acabó ganando 10-8.

Números que hablan
29: la impresionante secuencia de victorias consecutivas de Brasil en Copas Mundiales de Beach Soccer de la FIFA desde aquel fatídico 14 de mayo de 2005, cuando empató a 6-6 contra Portugal y cayó 2-1 en los penales. Siete jugadores que estuvieron en la cancha aquel día continúan defendiendo los colores de ambos países, entre ellos Madjer, autor de cinco tantos entonces, y Jorginho, quien falló el penal que decidió la eliminatoria.

Las frases
“Desde 2005, nos hemos enfrentado con Portugal o en cuartos o en semifinales, y por suerte el balance favorece a este grupo, que ha ganado los cuatro últimos partidos. Esperamos que siga así, pero para eso tenemos que mejorar muchísimo. No podemos fallar tanto en defensa como contra Nigeria. Marcamos goles, pero recibimos muchos, y contra Portugal eso no puede ocurrir, porque es muy difícil remontarle un marcador adverso”. Alexandre Soares, seleccionador de Brasil.

“Sabíamos que en cuartos de final estarían los mejores equipos y que, de todos los adversarios posibles, ninguno iba a darnos tanto trabajo en el aspecto físico como Senegal. Es un rival que exige mucho y, en los momentos decisivos, solo grandes equipos consiguen derrotarlo. Por suerte, estuvimos a la altura, ahora hay que trasladar esa confianza a semifinales”. Zé Miguel Mateus, seleccionador de Portugal.