"El partido ha sido complicado, pero, después de un primer tiempo poco lucido, nos crecimos mucho y nos hicimos con el control hasta el punto de acabar jugando muy bien. Como habíamos pronosticado, en la final nos enfrentaremos a los rusos. Será una final dura, puede que la mejor de la historia de esta competición. Rusia tiene un equipo muy fuerte, por lo que debemos prepararnos al máximo para el choque. Pero tengo mucha fe, porque siempre hemos ido a más en este torneo, a partir de una fase de grupos en la sufrimos bastante", Alexandre Soares, seleccionador de Brasil.

"El partido se ha dividido en dos partes muy distintas. En la primera hemos dominado netamente nosotros, mientras que Brasil parecía cansado. Si entonces hubiéramos aprovechado más todas las ocasiones que creamos, sobre todo en el primer tiempo, las cosas habrían sido muy distintas. Luego ellos metieron en el partido, su mentalidad se fortaleció y supieron concretar muy bien sus jugadas", Zé Miguel Mateus, seleccionador de Portugal.