Detrás de una espectacular actuación de André, autor de cinco goles, Brasil derrotó a Nigeria por 10-8 en tiempo suplementario y enfrentará a Senegal en una de las semifinales de la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA Rávena 2011.

Como era de esperarse, la tetracampeona del mundo asumió su condición de favorita, y más allá de aquella transitoria igualdad anotada por Najare, dominó el primer tiempo de principio a fin. La efectividad de André, quien consiguió una tripleta durante ese período inicial, le permitió llegar al descanso con una ventaja de dos goles.

Los africanos jamás perdieron la línea de juego y, liderados por Ibenegbu, dieron vuelta el marcador para sorpresa de todos. Incluso después de que Brasil anotara el 4-4, el ala nigeriano, de apenas 1,67 metros de altura, se dio el lujo de desviar tiro penal antes de anotar el quinto tanto de los suyos. Buru, sin embargo, dejó todo por decidir en el último tercio del partido.

Las dianas de André, Jorginho y Benjamín parecían encaminar a la Canarinha a una victoria en tiempo regular. Pero el descuento de Okwuosa, a un minuto y medio del epílogo, envalentonó a Nigeria, que gracias a dos goles en los 44 segundos finales, marcados por Ibenegbu y Tale, forzó la prórroga.

Esta vez Brasil no volvería a dudar. El quinto tanto de André, con el que suma 13 y pasó a liderar la tabla de artilleros, y el anotado de penal por Bruno le permitieron al equipo de Alexandre Soares, no sin algo de susto, asegurarse un lugar en semifinales, instancia a la que jamás ha faltado desde la primera edición del torneo allá por 2005.