En un partido emotivo de principio a fin, Brasil se impuso 1-0 por penales a Tahití y terminó tercera en la Copa Mundial de Beach Soccer de la FIFA 2013. De esta forma, mantuvo perfecta su asistencia a los podios de la competición en siete ediciones. El partido, que terminó empatado 7-7, abrió la jornada final del torneo el sábado 28 de agosto.

Ambos salieron decididos a dar espectáculo, de ahí lo entretenido del encuentro. Ayudó el gol de Raimana Li Fung Kuee a los 20”, porque Brasil no estaba dispuesto a ser convidado de piedra. Apretó las marcas e hizo gala de su efectividad, dando vuelta el marcador con dianas de Bruno Xavier y Daniel.

Si bien Tahití empató con la jugada de saque, André volvió a desnivelar para los sudamericanos. Los tetracampeones pacieron alejarse en el segundo tercio por la puntería de Eudin, autor de dos goles, pero la anfitriona volvió a ponerse a uno a través de un exquisito tiro libre bombeado de Li Fung Kuee.

Jorginho cambio el saque de medio por gol para volver a alejar a los suyos y, así, el capítulo final ganó en tensión. Las emociones llegaron a 3 minutos del final, cuando Naea Bennet acortó las distancias y Heimanu Taiarui aprovechó el hombre de más por la explosión de Bruno Xavier y concretó una gran jugada colectiva, enviando el duelo al tiempo suplementario.

Allí, el segundo gol de Jorginho, a menos de 1’ del final, pareció sentenciar el duelo pero un cabezazo de Naea Bennett sobre la chicharra forzó los penales, donde el mismo Jorginho anotó el disparo del triunfo para Brasil.