"El resultado en la primera parte me llegó a parecer injusto. Dominamos pero íbamos perdiendo. Con los cambios hechos en el descanso conseguimos más llegada y profundidad. Eso nos permitió reaccionar y conseguir dar la vuelta al marcador. Lo mejor de todo fue que nunca perdimos la confianza en ganar", Enrique Meza, entrenador de Pachuca.

"Sabíamos que nos iban a faltar espacios, y que nuestro juego debía basarse en el contraataque. Y así conseguimos los dos goles. Pero en la segunda parte, creo que mis jugadores sintieron el cansancio y la presión de la victoria, perdimos la posición, cedimos muy rápido el primer gol a Pachuca, lo que les dio esperanzas", Manuel José, entrenador de Al Ahly.