El Gamba Osaka consiguió la tercera plaza del la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2008 después de imponerse en el duelo frente al Pachuca mexicano por 0-1, de nuevo con la figura destacada de Yasuhito Endo y toda su delantera.

Los cambios en la alineación realizados por el técnico Enrique Meza surtieron efecto en los primeros instantes con el dominio del esférico y la dirección del juego del veterano Gabriel Caballero y las ocasiones para Christian Correa. Pero el Gamba no se quedaba atrás y respondía a balón parado con dos ocasiones de Endo de tiro libre (12' y 16').

El partido estaba muy abierto, los equipos miraban a la portería contraria. Pachuca controlaba pero la velocidad de los jugadores del Gamba desbordaba la defensa tuza. Endo dirigía los balones a derecha e izquierda como un director de orquesta y tras el avisó de Ryuji Bando (28'), una buena combinación entre Endo y Bando, llegó a los pies de Masato Yamazaki para fusilar la portería de Miguel Calero (29').

Por tercera vez en el torneo, los Tuzos estaban al descanso por detrás en el marcador. Los mexicanos lo intentaron infructuosamente y además tenían que hacer un esfuerzo defensivo con la rapidez de  los rápidos delanteros japoneses, Yamazaki, Bando y Lucas, que cada vez que  tomaban la pelota significaba peligro para la portería de Miguel Calero.

En la reanudación, Christian Giménez, participativo pero sin puntería, lo intentaba de falta (47'). Pero fue el Gamba quien contó con las ocasiones más claras. Después de un fallo de Calero con las manos, el guardameta supo reaccionar a tiempo para evitar el gol de Lucas (49'). Luego Bando volvió a desbordar por velocidad pero la reacción de Marco Pérez fue providencial (58').

Pachuca respondía por la banda derecha con disparos de Paul Aguilar (63') y Christian Correa (64' y 67') pero los minutos pasaban y no conseguían abrir la portería de Yosuke Fijugaya. Giménez chutó alta una nueva ocasión a balón parado (83') en una de las últimas para los Tuzos, que lo intentaron a la desesperada hasta el final, incluso con la salida de Calero hasta el área contraria para rematar un saque de esquina.

Pero todo el esfuerzo no se vio recompensado con el gol. Gamba logró mantener el resultado y consigue así igualar la mejor posición de un equipo japonés en una Copa Mundial de Clubes tras el Urawa Red Diamonds en 2007.