Auckland City se transformó en el verdugo del anfitrión Al Ahli al vencerlo por 2-0 en el partido inaugural de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA EAU 2009. De esta manera, los neozelandeses, que en su anterior participación habían perdido sus dos compromisos sin siquiera anotar un gol, se clasificaron para los cuartos de final, donde se enfrentarán al Atlante de México. El encuentro que abrió el torneo se disputó este miércoles 9 de diciembre en el Estadio Mohammad Bin Zayed de Abu Dhabi.

Golpeó justo
El dueño de casa se mostró más prolijo en el arranque, siempre a partir del criterioso Ali Abbas, cuya premisa fue salir jugando desde abajo con la ayuda de Ali Hussain y Salem Khamis. Sin embargo, el balón rara vez le llegó con claridad al laborioso Bare, quien igual se las arregló mantener en vilo a la defensa rival. Su primera aproximación, vale aclarar, fue un remate de media distancia de Abbas a los 8’.

Los neozelandeses salieron a jugar lo más lejos de su campo posible con un atrevido planteo ofensivo, compuesto por un enganche, Matt Williams; dos extremos de doble función, Adam Dickinson y Jason Hayne; y un delantero neto, Daniel Koprivcic. El engranaje empezó a funcionar cuando Hayne explotó su velocidad por los costados, como en aquella jugada a los 18’ que, con ayuda de Ian Hogg, provocó el error de un defensor local y dejó a Dickinson cara a cara con Yosif Abdalla, quien evitó la caída de su arco con los pies.

El partido se hizo más interesante a partir de los 25’. Al Ahli acarició dos veces la apertura del marcador, primero con una gran media vuelta de Bare, que Jacob Spoonly desvió al tiro de esquina, y luego con un bonito disparo de Yousif Jaber a la salida de un tiro libre, que se fue muy cerca del poste izquierdo neocelandés.

Auckland respondió con sendos disparos de Greg Uhlmann y Haynes, pero encontró la apertura del marcador sobre el final, luego de un desborde del mismo Haynes que Dickinson empujó al gol entrando por el medio (45’, 0-1). Antes del descanso, Al Ahli desperdició una doble oportunidad de empatar, ya que Abdalla le tapó su remate a Bare pero luego Khamis, sin oposición, no pudo encontrar la red.

Lo liquidó con un golazo
Los visitantes casi amplían la ventaja en el arranque del complemento, con un remate de Dickinson que se perdió por nada, pero sudaron la gota gorda cuando, a los 47’, Spoonly debió arrojarse a los pies del recién ingresado Mohamed Rashid para ahogar el grito de gol.

Mahdi Redha no tardó en usar su segundo cambio y, con la entrada de Mehrzad Madanchi a los 54’, de a ratos puso hasta cuatro jugadores en ataque. Algunos centros cruzados levantaron al público local, pero fue otra combinación entre Haynes y Dickinson la que produjo una clara situación a favor de la visita a los 63', aunque esta vez el 22 neozelandés remató por arriba.

Sin embargo, tan sólo cuatro minutos después, Auckland FC comenzó a liquidar el pleito por intermedio de Chad Coombes, quien dejó sin oportunidades a Abdalla con un imponente zurdazo desde unos 30 metros (67’, 0-2).

Al Ahli sacó a relucir su orgullo y empujó los representantes de la OFC contra su arco, pero careció de claridad para dejar a un jugador mano a mano con Spoonly. Quizás por eso terminó abusando de los centros frontales y, cuando finalmente logró contar con algún balón dentro del área, siempre se chocó con una pierna rival que alejaba el peligro. Así, terminaron resignándose a ser meros testigos del festejo de los neozelandeses, quienes buscarán seguir haciendo historia ante el Atlante e próximo sábado 12 de diciembre.