“Estamos muy decepcionados. He tratado de preparar a mis hombres lo mejor que he podido, pero no hemos jugado todo lo bien que sabemos esta noche. No hemos movido bien el balón ni hemos mantenido la posesión. Pero, si hubiéramos sabido aprovechar la ocasión que tuvimos al final de la primera parte [Salem Khamis desperdició una oportunidad de oro], me parece que el resultado habría sido muy diferente. Sin embargo, hemos aprendido de nuestros errores. Tenemos que mirar hacia delante”, Mahdi Redha, entrenador del Al Ahli.

“Los chicos están muy contentos, eufóricos. No llegamos como favoritos, pero ha sido nuestra noche. Conocíamos el sistema del rival antes del partido, de manera que intentamos anular su juego y funcionó. Sabíamos de antemano que eso nos ayudaría a crear ocasiones. Simplemente, se trataba de saber aprovecharlas y, por suerte, lo conseguimos. El Atlante es un equipo muy bueno. Aparte del Barcelona y del Estudiantes, es uno de los equipos con más clase en la competición. O sea, que no será fácil. Con suerte, podremos cortarles el ritmo”, Paul Posa, entrenador del Auckland City.