El TP Mazembe de la República Democrática del Congo dio quizás la sorpresa más grande en la historia de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA al vencer al SC Internacional de Porto Alegre por 2-0 y clasificarse para disputar la final EAU 2010. El partido se jugó en el Estadio Mohammad Bin Zayed de Abu Dhabi el martes 14 de diciembre de 2010.

Para dimensionar la hazaña del club congoleño sólo bastaría con recalcar que es el primer equipo no europeo o sudamericano en alcanzar la instancia decisiva de esta competición. No obstante, también vale la pena recordar que el Internacional había ganado el torneo en 2006, derrotando en la final ni más ni menos que al FC Barcelona de España. El rival del TP Mazembe saldrá de la otra semifinal, que sostendrán F.C. Internazionale Milano de Italia y Seongnam Ilhwa Chunma F.C. de la República de Corea.

Dominio colorado
El resultado también fue sorpresivo por ese comienzo del campeón de América, en el cual dejó en claro cuáles eran sus intenciones: jugar con la pelota el pie, tener paciencia y atacar por los costados, siempre a partir de la movilidad de sus jugadores ofensivos. Es más, en diez minutos ya había contado con dos situaciones de gol, ambas en los pies de Rafael Sobis, quien primero elevó por sobre el horizontal un tiro libre (1’) y luego perdió increíblemente, desde la puerta del área menor, un mano a mano con el arquero Muteba Kidiaba (11’).

El equipo africano, en cambio, salió decidido a jugar de contragolpe, y por esa vía casi pega primero, cuando Mulota Kabangu avanzó varios metros con el balón antes de sacar un remate potente que fue desviado con esfuerzo por Renán (12').

Pero nada hacía pensar lo que sucedería después, ya que el Internacional siguió acumulando méritos para adelantarse en marcador: primero, Indio bajó de cabeza un centro de Andrés D’Alessandro, pero ningún compañero pudo aprovecharlo (18'); y luego Tinga apareció libre de marca aunque su cabezazo salió desviado (22'). En el cierre del primer tiempo, Wilson Matias intentó una suerte de tijera ante un envío de Nei, pero tampoco tuvo puntería (45')…

Hazaña africana
Poco cambió en el arranque del complemento. Los brasileños continuaron con su planteo inicial y no parecían correr riesgos atrás, pero pagaron muy caro su primer descuido: Mulota Kabangu recibió en el área con suficiente tiempo para acomodarse, girar y colocar con un precioso toque de derecha el balón fuera del alcance del atónito Renán (1-0, 53’).

A partir de allí, el partido cambió. Inter dejó de lado aquella paciencia que había exhibido y se fue encima de su rival. No obstante, además de la falta de puntería de sus atacantes, se topó con la inspirada actuación de Kidiaba, quien en seis minutos le ahogó el grito de gol a Sobis, primero, y a Giuliano, después.

Con el pasar de los minutos, la desesperación de apoderó del Colorado, que comenzó a dejar huecos defensivos. Y el TP Mazembe no lo perdonó: a cinco del final, Dioko Kaluyituka apareció por izquierda, superó la marca de Pablo Guiñazú y sentenció el pleito con un remate bajo que se metió contra el palo derecho de Renán, rubricando así el histórico triunfo (2-0, 85’).