Como de costumbre, el representante de Europa, en este caso el Inter de Milán, portaba ya la panoplia de favorito antes de desembarcar en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Emiratos Árabes Unidos 2010. Ahora, el torneo se ha transformado en una justa a su medida, toda vez que el otro gigante tradicional, el campeón de Sudamérica, ha mordido el polvo por el camino. Sin embargo, el causante de la estrepitosa caída del Internacional de Porto Alegre, el TP Mazembe, se siente capaz de dar otro gran golpe, que en caso de producirse resultaría aún más resonante.

El partido
TP Mazembe-Inter de Milán, estadio Zayed Sports City, Abu Dabi, sábado 18 de diciembre de 2010, 21:00 (hora local)

El contexto
La recompensa para el vencedor no tiene precio: el título de campeón del mundo de clubes y el de sucesor del FC Barcelona, coronado en 2009. Si el Inter de Milán lograra imponerse, se encaramaría por tercera vez al techo del mundo después de sus éxitos en la Copa Intercontinental en 1964 y 1965. Para el TP Mazembe sería, en cambio, toda una primicia, pues la estatuílla de la prueba reina de clubes siempre ha ido a parar a las manos del campeón de Europa o de Sudamérica.

Los Nerazzurri parten como favoritos y esperan matar dos pájaros de un tiro: levantar el trofeo y regresar a Italia rebosantes de confianza para enmendar su gris comienzo de campaña en la escena nacional y continental. Los Cuervos, por su parte, ya han cumplido con creces la misión que se habían propuesto, que era hacerlo mejor que el año pasado, cuando se despidieron de la prueba con dos derrotas en sus alforjas. Ahora están respaldados por todo un continente, que cuenta con ellos para coronar con éxito el año 2010, una año muy especial para África.

Números que hablan
1:
Es la primera vez que una final de la Copa Mundial de la FIFA se desenvuelve sin un club sudamericano. Además, el TP Mazembe es el primer equipo ajeno a la UEFA y a la CONMEBOL que llega a estas alturas. Al batir al Internacional de Porto Alegre, el club congoleño es asimismo el primero en infligir una derrota a un conjunto brasileño en la competición.

La frase
"Hemos vencido en todos los desafíos que nos hemos echado a la cara. Ahora estamos en la final. Sólo nos falta un último reto por superar. Y nunca se sabe…", Lamine N’Diaye, entrenador del TP Mazembe.

"Si el Mazembe ha batido a un equipo mexicano y a un equipo brasileño, puede ganar a un equipo europeo. Pero nosotros vamos a estar muy concentrados; no queremos conocer la misma desventura", Javier Zanetti, capitán del Inter de Milán.