El SC Internacional de Porto Alegre se aseguró el tercer puesto de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA al derrotar 4-2 al Seongnam Ilhwa FC de la República de Corea en el estadio Zayed Sports City. El encuentro, disputado el 18 diciembre en Abu Dhabi, marcó la despedida del campeón de América luego de ser eliminado en primer turno por el sorprendente TP Mazembe congoleño.

El conjunto Colorado marcó una diferencia notoria con su rival asiático, al que superó en todos los aspectos de juego. Ya en la primera parte, de hecho, la movilidad de Andrés D’Alessandro y Rafael Sobis generó fútbol y espacios para que los demás volantes llegaran constantemente al área de Jung Sung Ryong.

Así, en la primera acción de peligro, el equipo de Celso Roth abrió el marcador: Alecsandro ganó la banda por la derecha y centró preciso para Tinga, quien con un cabezazo poco ortodoxo anticipó a la salida del portero para enviar el balón a la red (1-0, 15’).

El colombiano Mauricio Molina aportó su clase habitual en busca del empate, pero su remate de pierna izquierda fue desviado por Renan en una buena intervención (20’). Parecía que el campeón asiático tenía algo para ofrecer, pero el Inter ratificó su superioridad con una buena jugada de D’Alessandro. El argentino ingresó vacío por la derecha y sirvió un buen pase para que Alecsandro estirara la diferencia con un gran disparo cruzado (2-0, 20’).

La situación se volvió aún peor para los de Shin Tae Yong antes del descanso, cuando Jang Suk-Won se marchó expulsado por doble amonestación luego de cometerle una falta a Tinga. La remontada se convertía en utopía.

Misma tendencia
La ventaja, tanto numérica como en el marcador, terminó por afianzar a los brasileños, que manejaron los últimos 45 minutos a su antojo. D’Alessandro fue el maestro de orquesta y obtuvo su merecido premio con un estupendo zurdazo que, desde fuera del área, fue a morir al fondo del arco de Sung Ryong (3-0, 52’).

De allí en más, el juego se volvió un verdadero monólogo Colorado. El conjunto Gaúcho se hizo fuerte en la presión de Pablo Guiñazú, el despliegue de Tinga y la velocidad de sus delanteros. Alecsandro, ingresando por el fondo, tocó al gol con pierna derecha luego de una buena jugada colectiva (4-0, 71’), mientras que D’Alessandro estuvo cerca de ampliar la cuenta con un excelente zurdazo que terminó estrellándose contra el poste.

Los últimos minutos tuvieron un tinte emotivo con el ingreso del argentino Roberto Abbondanzieri, quien cerró así su carrera profesional (74’). El portero, a sus 38 años, fue ovacionado en los instantes que ocupó el arco brasileño y ni siquiera los tantos de Molina, con dos zurdazos (4-1, 84’; 4-2, 90' + 3'), logró empañar lo que resultó una despedida dulce tanto para él como para el conjunto Colorado.