“La diferencia es que esta tarde hemos jugado bien y marcado, mientras que contra el Mazembe no fue así. El estilo del Inter consiste en jugar de esta manera, e ir siempre arriba. El fútbol del Seongnam nos facilitó las cosas, porque intentó jugar y no se replegó. La derrota en semifinales fue un terremoto, y las críticas afectaron a los jugadores. Queríamos reaccionar inmediatamente y enmendarnos, con humildad. Somos los campeones de Sudamérica y teníamos que mostrarnos a la altura. Recuperamos la paciencia, la eficacia y el equilibrio, aunque al final tuviésemos problemas. El club y yo habíamos decidido hablar de mi futuro después de este Mundial. Soy el entrenador del Inter hasta el 31 de diciembre, lo que deja aún margen para hacerlo. Pero este equipo representa mucho para mí, en el plano profesional y en el humano”. Celso Roth, entrenador del Sport Club Internacional.

“Hemos aprendido mucho al jugar contra un adversario de alto nivel. Efectué cambios en mi equipo para intentar aportar velocidad, pero no funcionó, y me vi obligado a revisar el sistema, ya que ellos marcaron pronto. Los jugadores que saltaron al campo hoy son jóvenes, y les falta experiencia. En estos casos, un gol en contra enseguida los descoloca. Sin duda eso fue lo que nos costó la derrota. El Seongnam es conocido por su solidez defensiva, pero el juego ofensivo del Internacional ha sido mucho más fuerte. Si tenemos la oportunidad de regresar, demostraremos que esta experiencia nos ha servido”. Tae Yong Shin, entrenador del Seongnam Ilhwa.