El Club de Fútbol Pachuca se adjudicó el quinto puesto de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA al imponerse al Al-Wahda Sports Club 4-2 en la definición por penales. El encuentro, disputado el 15 de diciembre en el estadio Zayed Sports City de Abu Dhabi, había finalizado 2-2 en tiempo reglamentario.

Los mexicanos, evidentemente golpeados tras la inesperada caída ante el TP Mazembe , tuvieron dificultades para imponerse a los pupilos de Josef Hickersberger, pero aprovecharon la expulsión de Hamdan Al Kamali en la segunda mitad para reaccionar y remontar un marcador adverso de dos goles. El argentino Darío Cvitanich, ingresado en los instantes finales del partido, fue el héroe Tuzo al marcar los dos tantos con los que el equipo de Pablo Marini accedió a los penales.

Pocas ideas
La primera parte no contó con demasiadas situaciones. Por el contrario, la poca movilidad de los creativos obligó a ambos conjuntos a probar suerte con remates lejanos. Así buscó Herculez Gómez en el inicio, pero su zurdazo se perdió ancho (5’). No tardó en responder Matar, encargado de generar juego en el conjunto emiratí, aunque su remate tampoco estuvo preciso (13’). Miguel Calero no necesitó intervenir ante el disparo, aunque sí utilizó los puños para despejar un tiro libre venenoso de Fahed Masoud por arriba del travesaño (33’).

Todo parecía indicar que el descanso encontraría a ambos equipos igualados, sobre todo luego de que Luis Montes desperdiciara una buena opción de abrir el marcador con pierna izquierda (38’), pero Ismaeil Matar tenía otros planes. El número 10 se ubicó por el centro del área para recibir un buen centro de Bruno y, tras suspenderse unos segundos en el aire, conectó con pierna derecha para superar el intento estéril de Calero (0-1, 44’). El tanto significó el primer festejo del volante ofensivo en el torneo, siete años después de adjudicarse el Balón de Oro adidas en la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA disputada también en su país.

Llegan las emociones
El complemento entregó todas las emociones que faltaron en la primera mitad. Damián Manso mejoró su producción y colaboró en el crecimiento del equipo Tuzo, que chocó una y otra vez con un Adel Al Hosani inspirado. El joven portero tuvo que lucirse para despejar un toque bombeado del argentino (50’), y luego volvió a exigirse ante una estupenda volada de Paul Aguilar (53’).

Franco Arizala y Luis Montes tampoco pudieron con el portero (72’), quien contó con la suerte como aliada luego de que Hamdan Al Kamali cometiera una falta dentro del área y se marchara expulsado por doble amonestación. El encargado de rematar el penal de Pachuca fue Edgar Benítez, pero su remate se perdió llamativamente lejos del travesaño (74’).

La contra fue fatal: Mahmoud Al Hammadi aprovechó un buen pase de Bruno para enfrentar a Calero y, luego de un primer remate fallido, estirar la diferencia con un zurdazo seco (0-2, 77’). Parecía que se terminaba el partido, pero el argentino Darío Cvitanich tenía otros planes: ingresado para disputar los últimos minutos del encuentro, anotó dos goles oportunos. El primero con un toque de derecha (1-2, 82’) y el segundo por intermedio de un maravilloso taco en el área pequeña (2-2, 89’).

Los penales agregaron aún más emoción a la noche. Los mexicanos convirtieron sus cuatro disparos mientras que Miguel Calero detuvo con sus piernas el del capitán Abdulraheem Jumaa. Modibi Diarra, en el último remate de los árabes, envió el balón por arriba del travesaño y desató el alivio en el conjunto Tuzo, que emprende el largo camino a casa con el consuelo de quedarse al menos con el quinto lugar.