El Kashiwa Reysol se impuso por 2-0 al Auckland City en el partido inaugural de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2011 disputado en el estadio Toyota el jueves 8 de diciembre. El equipo japonés se enfrentará al Monterrey mexicano en el duelo de cuartos de final el domingo.

Luego de una brillante ceremonia de apertura, Tatsuya Masushima tuvo la primera ocasión del partido con un tiro lejano (4’) que el defensor Ian Hogg despejó con apuros en la línea. De ahí a los dos equipos les costó adaptarse al ritmo competitivo aunque el club nipón manejaba mejor el balón y llegaba con algo más de peligro al área neozelandesa.

Así Masato Kudo alcanzó a rematar de cabeza un buen centro desde la derecha de Hiroki Sakai, pero el balón se fue alto. Manel Expósito protagonizó la réplica del Auckland City, pero su remate desde lejos salió muy desviado.

El Kashiwa incrementó su dominio con el paso de los minutos y obtuvo réditos. Junyo Tanaka culminó una impresionante jugada que arrancó desde el vértice izquierdo del área grande. Se deshizo de dos defensores con un regate de media vuelta, y remató casi sin ángulo al fondo de la red con un tremendo zurdazo que se coló entre el portero y primer palo (1-0, 37’).

Kudo dobló la ventaja al aprovechar un balón rechazado en el área. El tiro libre fue rematado de cabeza al palo por Hiroki Sakai, el rebote lo recogió finalmente Kudo que hizo temblar la red (2-0, 40’).

El Auckland City se despereza
En la segunda mitad, el Auckland City fue mucho más incisivo y disfrutó de varias ocasiones para recortar distancias, aunque le faltó la suerte y la puntería. Expósito fue su hombre más peligroso y dispuso de hasta tres situaciones clarísimas. Estuvo cerca del gol con un volea en el 57’ que salió rozando el larguero. Luego, probó desde el borde del área pero se topó con los reflejos del portero Takanori Sugeno (70’). Y finalizó su triplete de intentos con un disparo lejano que salió, de nuevo, alto.

El arquero volvió a salvar la portería nipona tapando un remate de Dave Mulligan que se colaba por la escuadra (79’). El campeón de Oceanía no logró materializar en goles su mejor disposición en la segunda mitad y se despidió del torneo en el mismo arranque.