El FC Barcelona cumplió con los pronósticos y se clasificó para la final de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2011 tras imponerse con claridad al Al Sadd qatarí por 0-4 en el partido disputado en el estadio internacional de Yokohama el jueves 15 de diciembre.

La única nota negativa para el equipo español fue la grave lesión del delantero David Villa que se rompió la tibia de la pierna izquierda en una acción fortuita superada la media hora de juego.

El conjunto de Josep Guardiola dominó absolutamente un partido en el que el Al Sadd optó por un planteamiento muy defensivo. Con un público expectante por ver a Lionel Messi, fue precisamente el 10 azulgrana el primero en gozar de una ocasión de gol, pero su tiro, tras deshacerse de dos rivales, se marchó fuera (9').

Con el Barça volcado en el ataque y el Al Sadd encerrado en su propio campo, llegó una segunda oportunidad para el equipo azulgrana. Un error defensivo de Ibrahim Abdulmajed dejó a Villa solo ante la portería, pero su tiro fue repelido por el portero Mohamed Saqr (18´).

La insistencia de los hombres de Guardiola tuvo su recompensa, cuando Adriano Correia inauguró el marcador tras aprovecharse de un malentendido entre el defensa Belhadj Nadir y el portero Saqr (0-1, 25').

Instantes después Villa mandaba a la red el balón tras aprovechar un rechace de Saqr tras un potente disparo de Andrés Iniesta, pero el árbitro asistente anuló el gol por fuera de juego (36'). El delantero azulgrana, muy activo desde el comienzo del partido, tuvo la mala fortuna de lesionarse gravemente al caer mal cuando trataba de ganar un balón largo en el área. Tuvo que ser sustituído en el minuto 36 por el chileno Alexis Sánchez, y trasladado directamente al hospital, al confirmarse la rotura de tibia de su pierna izquierda.

Pese al contratiempo, el Barça siguió con su contínuo asedio a la portería del Al Sadd, y de nuevo fue Adriano el encargado de anotar, a pase de Thiago Alcántara, con un disparo raso con su pierna izquierda a la derecha de Saqr (0-2, 43').

Dominio total azulgrana
La primera acción de peligro del Al Sadd llegó en el minuto 45 de la mano de Kader Keita, que culminó una acción individual con un disparo que se marchó por encima de la portería defendida por un inédito Víctor Valdés.

El segundo tiempo transcurrió de manera similar al primero, con el Barcelona dueño y señor de la pelota y el Al Sadd replegado y sin apenas inquietar a la zaga azulgrana.

En el complemento, el primero en buscar gol fue de nuevo Messi, pero su disparo cruzado se marchó cerca del palo izquierdo de la portería de Saqr (56'). Tras esta oportunidad llegaron una ocasión de Iniesta, cuyo tiro fue desviado por Ibrahim Abdulmajed, y una intervención meritoria de Saqr para mandar a corner un tiro libre de Messi que iba directo a la escuadra (63').

Tanta insistencia tuvo su recompensa en el minuto 64, cuando Keita amplió el marcador tras un gran pase de Messi (0-3, 64'). Con el Al Sadd ya rendido, Maxwell redondearía el resultado con un certero disparo, tras una gran asistencia, de nuevo, de Thiago (0-4, 81').

Los últimos minutos siguieron siendo un monólogo azulgrana, que con esta victoria se cita con el Santos brasileño para la gran final de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA que tendrá lugar el domingo 18 de diciembre. El Al Sadd, por su parte, se medirá el mismo día al Kashiwa Reysol japonés en la final de consolación.