Con un bonito gol de Toshihiro Aoyama, el Sanfrecce Hiroshima derrotó 1-0 al Auckland City en el encuentro inaugural de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2012 y aseguró su presencia en los cuartos de final del certamen. El encuentro, disputado el 6 de diciembre en el Estadio Internacional de Yokohama, se definió recién en el complemento y premió al conjunto que más buscó la victoria a lo largo de los 90 minutos.

La explicación para tan escasa diferencia en el marcador radicó en la gran tarea del portero neozelandés, Tamati Williams. El número 12 se mostró seguro y decisivo en cada intervención, ante un equipo japonés que afrontó su debut en el torneo sin ningún tipo de complejos.

El portero fue la gran figura de esa primera mitad al tapar acertadamente los remates de Toshihiro Aoyama (6’), Koji Morisaki (20’) y Takuya Iwata, quien casi lo sorprende en contra de su propio arco (29’). Eso, y un tiro de esquina cerrado de Yojiro Takahagi que se estrelló en el poste, fue lo más destacado antes del descanso.

El libreto se repitió en el complemento, con el poste y Williams salvando el arco neozelandés una y otra vez. Sin embargo, nada pudo hacer el número 12 ante un remate violento y lejano de Taoshihiro Aoyama que fue a incrustarse en su ángulo superior derecho (1-0, 66’). El tanto, festejado por la ruidosa afición local, resultó el número 200 en la historia del certamen.

Auckland City se soltó y avanzó unos metros en búsqueda del empate, pero ya era demasiado tarde. Los dirigidos por Hajime Moriyasu exhibieron su superioridad hasta el final y obtuvieron su premio: el próximo 9 de diciembre, en Toyota, enfrentarán a Al Ahly por un lugar en las semifinales.