El Chelsea inglés cumplió su primer objetivo en tierras japonesas al derrotar 3-1 al Monterrey mexicano y transformarse así en el segundo finalista de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. El encuentro, disputado el 13 de diciembre en el Estadio Internacional de Yokohama, dejó todo servido para la sexta final histórica del certamen entre europeos y sudamericanos.

Ante la atenta mirada del plantel de Corinthians, presente en las tribunas, el conjunto de Rafael Benítez se mostró muy superior tanto física como técnicamente y definió las acciones con una ráfaga ofensiva en los primeros instantes del complemento.

En la primera parte, si bien resultó superior a los mexicanos, apenas logró sacar una luz de ventaja en el marcador gracias a una buena aparición de Juan Mata. El español recibió dentro del área luego de una gran combinación entre Ashley Cole y Oscar para vencer a Jonathan Orozco con un zurdazo medido al primer poste (0-1, 17’). El resultado era justo, pues David Luiz y Eden Hazard ya habían desperdiciado situaciones muy claras frente al portero mexicano.

Los de Víctor Manuel Vucetich reaccionarían recién en los últimos diez minutos de esa primera mitad, con César Delgado y Jesús Corona como abanderados, pero no encontraron en Aldo De Nigris las respuestas necesarias para doblegar a Petr Cech.

La esperanza de los Rayados se desmoronaría en el inicio de la segunda parte cuando el Chelsea, decidido a definir el pleito, convirtió dos goles en igual cantidad de minutos: primero fue el turno de Fernando Torres, con un zurdazo que se desvió en un defensa (0-2, 46’), y luego de Darvin Chávez, quien empujó a su propio arco un centro de Mata (0-3, 48’). Esa ráfaga ofensiva de los británicos terminó por liquidar el partido, que se escurrió con Monterrey buscando un tanto que llegaría recién al final, por intermedio de un zurdazo de De Nigris (1-3, 90').

El conjunto londinense buscará su primer título en la historia de la competición el próximo 16 de diciembre en Yokohama, cuando enfrente en el encuentro decisivo al Corinthians de Brasil. Monterrey, herido en su orgullo, peleará por un lugar en el podio ante el Al Ahly egipcio.