El Auckland City FC escribió la página más gloriosa de sus 10 años de historia al clasificarse a las semifinales de la Copa Mundial de la FIFA Marruecos 2014 tras vencer al ES Sétif de Argelia por 1-0 con gol de John Irving. Nunca antes un equipo de Ocenía quedó entre los mejores cuatro del certamen. El partido se disputó en el Complexe Sportif Prince Moulay Abdellah, de Rabat, el sábado 13 de diciembre de 2014.

El festejo alocado de jugadores y cuerpo técnico, con la lluvia cayendo copiosa como ingrediente extra, quedará guardada en la bitácora del torneo como uno de los grandes momentos de siempre, como suele pasar con las grandes victorias insperadas. Los neozelandeses habían jugado previamente cinco ediciones y sólo una vez habían accedido a los cuartos de final.

La clasificación tiene más mérito si se atiende a que fue hija de muchas cosas menos de la casualidad: pese al cansancio acumulado en los 120 minutos jugados el miércoles ante el Moghreb Tétouan, el campeón oceánico fue superior al campeón africano. Tuvo las opciones más claras y fue capaz de desarrollar mejor su plan de juego, razones suficientes para ganar también en la tabla de merecimientos. Las gradas también fueron suyas: el público marroquí festejó cada una de sus acciones. La rivalidad con Argelia es demasiado fuerte.

Irving, el ángel llegado del Everton
En el primer tiempo, el sudafricano Ryan de Vries tuvo la primera de sus cuatro opciones en el partido, resuelta sin la precisión más fina, como haría luego en las demás. Fue la más peligrosa de la etapa por sobre el centro en el travesaño del español Ángel Berlanga y una cabezazo forzado del argelino Mohamed Benyettou que salió muy alto.

A poco de comenzado el complemento, el estadio explotó: corner desde la derecha, un rechace pifiado y el balón que le cae a John Irving, el excanterano del Everton inglés. El central enganchó hacia la derecha y le dio con la vida (52', 1-0)

A partir de ahí, el ES Sétif se desesperó. Tamati Williams le sacó un mano a mano a Benyettou pero de conra los neozelandeses fueron más peligrosos. Pudieron haber ganado por más de un gol, pero es lo de menos. Lo confirman esas manos alzadas en la mitad del campo jaleando la ovación de los marroquíes.

El Auckland City jugará en Marrakech el miércoles 17 de diciembre ante San Lorenzo de Almagro, de Argentina, por las semifinales del torneo.