Un cabezazo en el último minuto del brasileño Paulinho dio al Guangzhou Evergrande una resonante victoria por 2-1 ante el CF América y jugará el jueves 17 de diciembre en Yokohama las semifinales de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2015 ante el FC Barcelona. El Guangzhou Evergrande El partido se jugó el domingo 13 de diciembre en el Osaka Nagai Stadium, de Osaka.

El gol del mediocampista, que se anticipó a una fallida salida del arquero Moisés Muñoz, hizo enloquecer a la numerosa hinchada china, toda vestida de rojo y amarillo, y a los propios jugadores y cuerpo técnico, que corrieron desaforados por el campo.

El Guangzhou logró dar vuelta un encuentro que se le presentó complicado en buena parte del desarrollo. El primer tiempo, jugado un ambiente ideal de 16 grados de temperatura, tuvo varias situaciones de gol en un desarrollo en el que los mexicanos fueron apenas superiores. Los Tigres del Sur decidieron pararse de contra.

Por las Águilas, fue casualmente un defensor el que tuvo las mejores: Paolo Goltz bucó el ángulo en un tiro libre pero el manotazo de Li Shiau y el travesaño le negaron el tanto. La restante, un cabezazo desde dentro del área chica que se fue alto. El arquero chino, de muy buena actuación en la primera parte, había salvado ante Darío Benedetto y estaba descolocado. Muñoz también tuvo trabajo ante remates de Robinho y Goulart.

Una remontada espectacular
En el coplemento América fue mucho más en la primer media hora. Con Paul Aguilar como un estilete por la derecha, el equipo chino empezó a sufrir. Li frustró a Peralta y enseguida Benedetto erró de cabeza una gran ocasión. Pero el argentino se resarció a los pocos minutos desbordando por la derecha y sacando un centro que conectó Peralta para que los mexicanos en el estadio festejaran ruidosamente (1-0, 55’).

Los mexicanos siguieron controlando el desarrollo y tuvieron opciones de aumentar, pero fueron perdiendo juego y el Guangzhou encontró espacios. Feng Xiaoting erró un gol increíble en el minuto 71 y nueve después llegó la igualdad: la contra de Paulinho encontró a Gao Lin como centrodelantero. El 29, que había ingresado en el segundo tiempo, pivoteó para otro sustituto, Zheng Long, que remató bajo y tuvo algo de colaboración de Muñoz (1-1, 80’).

Cuando el partido se iba al alargue, apareció la cabeza del Jugador del Partido para anticiparse al arquero y desatar un festejo inolvidable para el campeón de la Liga de Campeones de la AFC (1-2, 90+3’).