Bajo una intensa lluvia que cayó durante los 90 minutos y alentado por una incansable hinchada, el Sanfrecce Hiroshima se impuso por 2-0 al Auckland City FC en el partido inaugural de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2015. El encuentro se jugó el jueves 10 de diciembre en el International Stadium Yokohama, de Yokohama.

La apertura del marcador se dio temprano, cuando el campeón japonés ya había inquietado un par de veces el arco neozelandés. A la salida de un córner, Gakuto Notsuda disparó desde el costado y Jacob Spoonley no pudo desviar lejos el balón, que le cayó muerto en el área chica a Minagawa para desatar el primer festejo (1-0, 9').

El gol permitió a los locales pararse unos metros más atrás y apostar a que el Auckland se descuidara en la línea defensiva. La contra se dio en pocas ocasiones y, sumado a que el juego de toque neozelandés no logró tener velocidad ni profundidad pese a la audacia de poner tres delanteros, derivó en una primera etapa con pocas situaciones reales de gol. Sólo destacaron una contra de Minagawa que terminó en las manos de Spoonley y un error de la defensa japonesa que no pudo aprovechar el portugués Joao Moreira.

Noche púrpura
En el segundo período, las mejores estuvieron del lado violeta: una linda doble pared que el brasileño Douglas alargó demasiado ante la salida del arquero y un buen remate de Takuma Asano que se fue apenas ancho. Hasta que cayó el gol decisivo. Tsukasa Shiotani se internó por la derecha y su centro pegó en un defensor del Auckland antes de colarse llamativamente bajo el cuerpo del arquero (2-0, 70'). 

El campeón japonés bajó la persiana del partido y jugará el domingo 13 de diciembre en Osaka ante el TP Mazembe, campeón africano, por un lugar en las semifinales del torneo, en donde espera River Plate.