Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2006

10 diciembre - 17 diciembre

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2006

El Barcelona brilla, gana y jugará por el título (0-4)

Con una demostración de fútbol de altísimo vuelo, el FC Barcelona de España derrotó al Club América de México por 4-0 y se clasificó para jugar la final de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2006. Así, en el mismo estadio de Yokohama que lo ha visto brillar ante las Águilas aztecas, los blaugranas intentarán, el próximo domingo, vencer al Internacional FC de Brasil para agregar a sus vitrinas el único trofeo que les falta.

Ver las mejores jugadas en vídeo:
300 Kbps | 700 Kbps

¿Jugó tan bien el Barcelona ante los mexicanos? La respuesta es sí. Durante los primeros 20 minutos, su dominio fue abrumador. Mucho tuvo que ver en esto Deco, que hizo todo fácil y bien. Apoyado por esas incansables ruedas de auxilio que son Iniesta y Giovianni Van Bronckhorst, el portugués tocaba de primera y desairaba a sus rivales. Como si fuera poco, cada vez que cambiaba posición con Ronaldinho, había olor a gol. Para ser claros: Germán Villa y Alejandro Argüello sólo podían perseguirlos a todos, pero ¡no podía encontrar el balón! Y sin la pelota, se sabe, es muy difícil jugar contra el campeón de Europa.

En este contexto, extrañó que la primera situación de riesgo la tuviera el América, a los 6', cuando Salvador Cabañas puso un pase en cortada para Claudio López, quien tras ganarle las espaldas a Carles Puyol y a Rafael Márquez, eludió al arquero Víctor Valdez, pero el balón se le fue largo y se perdió por línea de fondo.

Pero el Barça respondió en el acto y contó con dos oportunidades muy claras. A los 8', tras una gran combinación colectiva, Ronaldinho remató por arriba desde una inmejorable posición dentro del área por la izquierda. Un minuto más tarde, fue Deco quien, desde afuera, envió la pelota por sobre el travesaño.

La tercera, sin embargo, sería la vencida: el mismo Deco arrancó la jugada sobre la derecha tocando para Ronaldinho quien, actuando como pívot en la media luna, tocó de taco para Iniesta; el volante, que llegaba a la carrera, de primera asistió a Eidur Gudjohnsen, que entrando por la izquierda, definió cruzado y a ras del suelo (0-1, 11'). O sea, un gol con el sello del Barcelona. ¿Qué era de la vida del América? Poco y nada. A pesar de la desventaja, el conjunto mexicano se mantuvo en su planteo de esperar a su rival en la línea media, regalándole la salida clara desde el fondo. La decisión del entrenador Fernando Tena de sentar a Cuathémoc Blanco en la banca pareció dejar desconectados a los volantes de los delantero Cabañas, López y Nelson Cuevas. Sí, leyó bien, tres delanteros… pero sin nadie que los asistiese. Igualmente casi logra el empate con un tiro libre del propio Cabañas, bien resuelto por Valdes.

Lejos de resignar el protagonismo, el Barcelona fue por más. A los 24' Gianluca Zambrotta estuvo a punto de anotar el segundo cuando, tras aparecer en posición ofensiva, sacó un remate cruzado pero afuera. Así, el honor de estirar el marcador recayó en Rafael Márquez, quien de cabeza envió al fondo de las mallas un cobro de esquina ejecutado por Deco (0-2, 30').

Tena puso a Blanco en el comienzo del complemento para ver si podía hacer reaccionar a su equipo, pero lo mejor del Barcelona estaba por venir. Y de no haber sido por Guillermo Ochoa, la derrota hubiera sido más abultada aún. El portero americanista le sacó un sutil toque de derecha a Ronaldinho a los 52', pero no pudo evitar que el brasileño, tras tomar un rebote de una tapada suya a Ludovic Giuly, aumentara la cuenta con una exquisita definición de derecha por toda la escuadra (0-3, 65').

Ochoa, sin embargo, siguió agigantándose. Su atajada ante Xavi, a los 68', despertó el reconocimiento de todo el estadio. A los 82', se lo ahogó otra vez a Ronaldinho. El América intentaba pero, sencillamente, el Barcelona fue demasiado. Para peor, un minuto después de que Valdés evitara el gol del honor a Raúl Mendoza, Deco decoró la goleada con un impresionante remate de pierna derecha (4-0, 85'). Y diga que una belleza de Dinho pegó el travesaño, que si no…

Jugando así, parece muy difícil que esta Copa Mundial de Clubes se le escape al equipo de Frank Rijkaard. Sin embargo, nadie esperaba tanta diferencia entre el Barcelona y el América, por lo que no convendrá dar el asunto por terminado antes que el balón comience a rodar el próximo domingo en Yokohama…

Explora este tema