Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2006

10 diciembre - 17 diciembre

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2006

Barcelona e Internacional se miden por la corona

Apenas finalizó el sorteo de la Copa Mundial de Clubes la FIFA Japón 2006 y quedo armado el cuadro, especialistas y aficionados imaginaron una final perfecta. Y vaya si el FC Barcelona de España y el Internacional SC de Brasil le dieron el gusto a todos: este domingo 17 de diciembre, los campeones de Europa y Sudamérica definirán en Yokohama la tercera edición de la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA Japón 2006.

Y si faltaba algún condimento extra para el partido definitorio, el picante lo puso el Barsa, luego de dar una exhibición de fútbol en su semifinal ante el América de México. Porque más allá que sus jugadores y entrenador rehusaran de su candidatura al título, la refrendaron con una actuación para el deleite, rubricando un 4-0 que ya pasó a ser el resultado más abultado en la historia de la competición.

Sin embargo, cuidado con descartar de antemano a los Colorados de Porto Alegre. El equipo de Abel Braga mostró oficio y variantes, argumentos más que sólidos para transformarse en el tercer equipo brasileño en llevarse el trofeo para sus vitrinas.

"Podemos jugar mejor"
Levantaron polvo las declaraciones de Frank Rikjaard y Ronaldinho, previas a la semifinal, en las cuales expresaban que, por primera vez, no sentían que el Barcelona llegara como candidato a una competición. "Madre de Dios, si juegan así sin sentirse favoritos, el día que lo hagan te hacen catorce goles", reflexionaba, con humor, un periodista mexicano luego del partido en la zona mixta. Pero, ¿qué deber haber pensado al escuchar de esos mismos protagonistas  la frase "podemos jugar mejor"?. "Hemos tenido partidos mejores, tanto en la Liga como en la Champions. Y ciertamente tendremos que repetirlos si queremos derrotar al Inter.", asegura Ronaldinho. Nacido de la cantera del Gremio, el clásico rival del Internacional, uno podría imaginarse que Dinho encontraría una motivación extra para afrontar el duelo del domingo. "Jugar contra ellos no es especial por eso, sino por ser la final de un torneo que el Barcelona no ha ganado nunca".

Deco también siente que el equipo está para más. "Creo que este equipo puede jugar mejor. Hacerlo contra el Inter sería más especial. Pero eso no nos hace más candidatos: el domingo es una final y en las finales, no hay favoritos", aseguró el portugués en exclusiva a FIFA.com.

Rijkaard transitó un camino alternativo. "Hay cosas para mejorar, como evitar las distracciones. Además, nuestros rivales llevan más tiempo en Japón y, por lo tanto, parten con una ligera ventaja. Pero no les temo, sino al contrario: tengo ganas de enfrentarme a este equipo. El campeón de Sudamérica cuenta con jugadores de gran categoría y procede de un país con una tradición futbolística sin igual. Confío en que la final sea atractiva para los seguidores", dijo el entrenador balugrana.

La historia quizás le haya hecho un guiño al holandés: el domingo se cumplirán exactamente 17 años de que obtuviera su primera Copa Intercontinental, justo en Japón, luego de derrotar al Atlético Nacional de Medellín por 1-0. El año siguiente, en 1990, lograría la segunda tras vencer a Olimpia de Paraguay por 3-0. Si en este 2006 vuelve a levantar el trofeo, se convertirá en el primer europeo en hacerlo como jugador y entrenador. Hasta ahora, solo lo lograron los uruguayos Luis Cubilla y Juan Mujica. ¿Lo dejará el Inter? Un respeto con límites

¿Qué habrá pasado por la cabeza de los futbolistas y cuerpo técnico del Inter al ver Barcelona - América? "Cada juego es una historia diferente. Barça tiene uno de los mejores equipos del mundo y por eso los respetamos, pero ese respeto tiene un límite: no vamos a cambiar nuestra manera de jugar. Y cuando tengamos la bola vamos a atacarlos, porque nadie gana solo marcando. Que quede claro. Nosotros no vinimos de paseo a Japón, sino a lograr el título", aseguró con convicción el arquero Clemer.

Ahora, la pregunta es: ¿Cómo? "Barcelona no a tener las mismas facilidades que tuvo con el América. Nosotros vamos a salir con todo. A Ronaldinho vamos a marcarlo lealmente pero fuerte, no podemos darle espacio para jugar. Y después, los atacaremos", afirmó el entrenador Abel Braga.

El capitán Fernandao profundizó el análisis. "A ellos no hay que dejarlos salir con la pelota dominada desde el fondo. Si los obligas a tocar con el arquero, deberán dividirla y ahí podemos sacar ventaja".  Pero el delantero no sólo piensa en el Barcelona. "Ya pasamos el debut y ahora jugaremos más sueltos. Ojalá que piensen que somos el equipo que vieron en video contra El Ahly…".

El volante Edinho aportó otro dato interesante. "Tenemos que cortar sus jugadas rápido, tener el balón todo el tiempo que podamos y no errar pases en la mitad de la cancha, porque sino el balón les llegará sucio a nuestros delanteros. Y claro, debemos aprovechar las situaciones que tengamos. América no lo hizo y así le fue".

Punto final a las palabras. La final soñada ya es realidad. Alrededor de 70,000 personas le darán al partido el marco que se merece. ¿Podrá el Barcelona alcanzar la excelencia? ¿Logrará el Inter cortar su circuito ofensivo y aún así, practicar el suyo? ¡A jugar al fútbol, señores!

Explora este tema