Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2011

Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2011

8 diciembre - 18 diciembre

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2011

Un chico de confianza

Danilo of Santos celebrates after scoring
© Getty Images

Cuando dialogó con FIFA.comsobre su corta pero ya intensa y victoriosa carrera en Vila Belmiro, Muricy Ramalho señaló un momento clave en la conquista de la Copa Libertadores de América de este año. Era el 14 de abril, una semana después de la presentación del técnico por parte del Santos, que en aquel momento ocupaba la tercera posición de su grupo en la competición continental. Con motivo de su segundo partido al frente del equipo, Muricy viajó a Asunción para enfrentarse al Cerro Porteño con la necesidad imperiosa de ganar y, lo que es peor, sin poder contar con Neymar y Elano, bajas por sanción. La misión no se presentaba sencilla.

El triunfo por 1-2 en aquel momento decisivo supuso un punto de inflexión en la campaña del Santos, que se proclamaría campeón sin volver a perder un solo partido, y sirvió para que el entrenador extrajese al menos una conclusión sobre la plantilla que acababa de conocer. “Allí comprobé que Danilo era un chico con el que podía contar”, asegura Muricy en referencia al joven de 20 años, todavía sin cumplir en aquel momento, que marcó el primer gol del partido frente al Cerro.

Con aquel golazo desde fuera del área y el espectacular lanzamiento de falta que certificó la victoria por 3-1 del Santos sobre el Kashiwa Reysol en la semifinal de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA el miércoles, no parece descabellado afirmar que, cuando se despida de la afición el domingo en Yokohama, el lateral derecho dejará el mejor recuerdo posible. “Es increíble. Parece que las cosas estaban planeadas, como si todo se hubiese preparado para que mi último partido de esta primera etapa en el Santos fuese nada menos que una final de un Mundial contra el Barcelona”, sonríe Danilo en su entrevista con FIFA.com en referencia a su marcha a final de año al FC Porto portugués, que en julio desembolsó unos 13 millones de euros para contratar sus servicios.

Ofensivo hasta cierto puntoEl gol anotado en la semifinal en el estadio Toyota resume todo lo que ha ocurrido en la vida de Danilo Luiz da Silva en un año. Después de un 2010 en el que apenas participó en el equipo profesional, el joven futbolista se convirtió en un jugador con el peso suficiente para, en un equipo plagado de estrellas, asumir la responsabilidad de ejecutar un lanzamiento de este tipo pese a no haber marcado nunca un gol de falta con la camiseta blanquinegra. “Fue el primero, pero ya venía trabajando bien en los entrenamientos”, explica Danilo, casi avergonzado. “Aun sabiendo que el equipo cuenta con buenos tiradores como Elano, Ganso o Neymar, pensé que valía la pena intentarlo, porque estaba teniendo acierto en los entrenamientos”.

En cualquier caso, la vocación ofensiva siempre ha acompañado al lateral. Quizás porque, en realidad, Danilo no es exactamente un lateral. Si pudiese elegir, el jugador santista preferiría actuar como segundo volante, posición que ocupó durante parte de la Libertadores, cuando su equipo todavía contaba con Jonathan, actualmente en el Inter de Milán. Así, lo difícil para él será contenerse para no sumarse tanto al ataque en su despedida como dorsal 4 del conjunto Peixe. A fin de cuentas, al Barcelona no le faltan armas para aprovechar cualquier espacio que se deje libre.

“En efecto, necesitamos adaptarnos a cada rival”, admite el futbolista con respecto a la necesidad de tomar más precauciones de lo normal ante el Barça. “Por un lado no podemos renunciar a nuestro estilo de juego, que por naturaleza no es de posesión. Pero está claro que, debido al talento de nuestro rival, hemos de ser un poco más prudentes. En cualquier caso, tengo claro que si tenemos un buen día también podemos llevarnos la victoria”.

A pesar de su timidez, Danilo ya ha alcanzado el punto en el que se siente lo suficientemente cómodo como para actuar con esta confianza. Lo cierto es que no le faltan razones para ello, puesto que, además de todo lo que ha hecho por su club, el lateral se proclamó campeón mundial sub-20 con la selección brasileña en Colombia el pasado agosto, se ganó inmediatamente un puesto en el combinado de Mano Menezes y, tras su despedida de ensueño este domingo, se incorporará a uno de los clubes más ganadores de Europa. Todo ello en una carrera de menos de un año como titular en el Santos.

Sin embargo, la historia no se acaba aquí. De hecho, no fue casualidad que, al describir su despedida en el inicio de la conversación, Danilo hablase del “fin de mi primera etapa en el Santos”. Al preguntarle por los motivos de la elección de dicha expresión, el chico sonrió. “Así es, con todo el agradecimiento que siento solo puedo tener la esperanza de volver algún día. Si hoy juego en la selección y estoy a punto de irme a un grande de Europa es gracias al Santos y a Muricy, que ha depositado toda su confianza en mí”. La confianza, como ya sabemos, fue recíproca. Al fin y al cabo, nada de esto estaría ocurriendo si no hubiese quedado claro desde el primer momento que Danilo es un muchacho con el que se puede contar.

Explora este tema

Notas recomendadas

Japón 2011: Kashiwa Reysol 1-3 Santos

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2011

Japón 2011: Kashiwa Reysol 1-3 Santos

14 dic. 2011

Danilo (BRA)

Copa Mundial Sub-20 de la FIFA 2011

Danilo (BRA)

08 ago. 2011

Paulo Henrique Ganso of Santos celebrates

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2011

Listo para convencer al mundo

09 dic. 2011

Neymar, of Brazil's Santos FC, gestures

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2011

Un ascenso natural al estrellato

18 nov. 2011