Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2006

10 diciembre - 17 diciembre

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2006

Deco: "¡Ojalá que Inter juegue a lo brasileño!"

A veces, lo más difícil en el fútbol es hacer las cosas fáciles. No para Deco. Al lado de estrellas rutilantes como Ronaldinho o Lionel Messi, el portugués puede pasar desapercibido para algunos, pero no para sus rivales. Sino, vale preguntarle a los jugadores del Club América de México, que lo sufrieron en carne propia durante su partido semifinal por la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2006.

A horas de enfrentar al Internacional SC de Brasil en el encuentro decisivo de la competición, Deco acepta el mano a mano con FIFA.com con amabilidad. Vestido con la ropa deportiva del club y enfundado en un gorro negro para combatir el frío de Yokohama, el armador blaugrana transmite una calma similar a la que muestra dentro del campo de juego. Y, de la misma manera que no se esconde  allí, asume con naturalidad la responsabilidad de sus respuestas.

Señor Deco, después de un partido como que el jugaron usted y sus compañeros ante el América, ¿se acuesta a dormir más tranquilo?
(risas). Sí, sin dudas. Deseábamos pasar a la final y cumplimos con nuestra meta. El evidente que uno se marcha más satisfecho cuando además de ganar, con todo respeto, se divierte dentro del campo de juego. ¡Entonces, estás más contento y duermes mejor! (más risas)

¿Existe margen para que ustedes se sorprendan del nivel que puedan alcanzar?
Es difícil saber cuando los partidos se van a dar más fáciles o más difíciles, porque en parte depende como entramos nosotros al campo, pero si marcamos pronto, como fue el caso del otro día, normalmente las cosas se nos hacen más fáciles. Podemos jugar como nos gusta, que es teniendo y tocando el balón. La ventaja te saca presión y simplifica las cosas. Los jugadores del Internacional han declarado que el Barcelona tuvo demasiados espacios, pero que ellos van a marcar más, van a "morder" en toda la cancha. ¿Qué reflexión le merece?

No creo que el América nos haya dado espacios, sino que más bien, los hemos conseguido nosotros moviendo la bola, que es clave para salir de la zona de presión. Sabemos que el Inter se va a jugar la vida por que es una final, pero nosotros también. Debemos preocuparnos por nuestro fútbol, no por el que hagan ellos. Además, sabemos morder si es necesario. Tenemos un equipo con mucha responsabilidad, que busca jugar bien, pero nuestro principal objetivo es ganar. Ahora, jugando bien las posibilidades de triunfar son mucho más grandes.

¿Usted cree que el Inter se animará a jugarle "a lo brasileño" a este Barcelona?
¡Espero que sí! (risas). Si ellos plantean un partido abierto, para nosotros será mucho mejor. En cambio, si ellos se concentran más en defender, sin duda tendremos dificultades. Claro que si desean ganar, deberán marcar goles y, para eso, en algún momento tendrán que atacarnos…

¿Es verdad que no se sienten favoritos? Cuesta creerles…
Sentirnos o no sentirnos favoritos no cambia en nada nuestra manera de pensar el partido. Y que la gente nos vea como tales, tampoco nos brinda más tranquilidad. Nos da igual, ya estamos acostumbrados a acarrear con eso, por lo que nuestra mentalidad no cambia. En el fútbol de hoy, ni ser favorito ni tener un gran equipo te asegura el triunfo. Y menos en una final, cuando los equipos se superan y dan más de lo que tienen.

Usted nació en Brasil, ¿qué significa entonces definir el torneo con un equipo brasileño?En Sudamérica, el Mundial de Clubes es muy importantes. En Brasil hace tres meses que se habla de esto, y eso siempre tiene un sabor especial. A nivel personal, no me genera nada distinto a pesar de mi origen. ¿Es divertido jugar al lado de tantas estrellas?

Sí, sin duda. El Barça ha tenido la suerte de fichar muy buenos jugadores, pero además se han sumado los de la cantera, que se acoplaron rápido. Messi es un chico brillante, Iniesta ha llegado a su punto de maduración… Se ha logrado química muy difícil de conseguir, tanto dentro del campo de juego como en el vestuario. Esperemos que nos dure mucho tiempo.

Antes de realizarle la última pregunta, nos gustaría saber cuál fue su reacción al conocer que el Liverpool sería su rival en los octavos de final de la Liga de Campeones.
No estaba preocupado con el adversario que pudiera tocarnos, porque al haber terminado segundo en nuestro grupo, sabíamos que jugaríamos contra algún primero, y todos son de gran nivel. El Liverpool es un equipo contundente, que en Inglaterra nos va a poner en muchas dificultades. La clave será ganar en casa, aunque sea 1-0 y, si no, sin sufrir goles en contra.

Por último, ¿qué significaría para el Barcelona ganar el Mundial de Clubes?
En Europa le dan una importancia relativa a este torneo cuando se gana, peor cuando se pierde, pasa a ser importantísimo! (sonríe). La verdad es que nosotros deseamos ganarlo tanto como una Champions League, porque es importante para la institución que no lo tiene, y si lo hacemos, entraremos en la historia del club.

Explora este tema