Copa Mundial de Clubes de la FIFA Marruecos 2013

Copa Mundial de Clubes de la FIFA Marruecos 2013

11 diciembre - 21 diciembre

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013

Ekramy se escapa de la sombra del Monstruo

Sherif Ekramy of Al-Ahly SC looks on
© Getty Images

A los guardametas se les analiza y juzga mucho más intensamente que a buena parte de los jugadores de campo. El más pequeño error puede significar la victoria del rival. Por otra parte, un portero que ofrece un recital bajo los palos, con una serie de paradas importantes, raramente logra impedir él solo la derrota de su equipo.

Sherif Ekramy guarda la puerta del Al-Ahly SC, el actual poseedor del título de la Liga de Campeones de la CAF y uno de los contendientes de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Marruecos 2013. Obviamente, esta competición no es una excepción y el guardameta se encuentra sometido a un escrutinio constante. Sin embargo, comparado con otros arqueros, para el egipcio el examen resulta un tanto diferente: desde que se calzó los guantes nunca han dejado de compararlo con su padre, el legendario portero El Shahat Ekramy.

Ekramy padre disputó más de 300 partidos con el Al-Ahly y está considerado uno de los mejores guardametas africanos de la historia. Sherif ha tenido que vivir con las inevitables comparaciones. “Empezaron desde el momento en el que decidí jugar al fútbol, porque no hay que olvidar que, después de todo, he llevado este nombre desde que nací”, comentó de forma cansina a FIFA.com.

Este arquero de 1,91 de estatura empezó a jugar profesionalmente en 1992 y desde entonces nadie ha dejado de recordarle quién es su progenitor. Pero, con el paso de los años, ha aprendido a sobrellevar las inevitables comparaciones. Actualmente, considera un gran honor continuar la tradición que fundó su padre: “Ya me he acostumbrado. Llevar este nombre supone una gran responsabilidad y trabajo con ahínco para estar a la altura”.

Gracias a su distinguida y laureada carrera, el portero de Egipto ha conseguido que se le reconozca su gran talento por derecho propio, y no meramente como hijo del hombre al que toda África conoce y venera con el sobrenombre de “El monstruo africano”.

La portería, el plan B
El arquero se niega a entrar en el debate de quién es el mejor de los Ekramy, Sherif o El Shahat, pues entiende que en realidad no procede. La carrera de su padre transcurrió en las décadas de 1970 y 1980. Desde entonces, el fútbol ha experimentado cambios espectaculares, por lo que se hace imposible afirmar cuál de los dos juega o ha jugado mejor. Sobre este punto, Sherif se limita a responder: “En cierta manera, todo es más difícil actualmente”.

Curiosamente, Ekramy hijo nunca quiso jugar de guardameta: perseguía el objetivo de hacerse delantero. Sin embargo, tras una prueba con el Al-Ahly se dio cuenta de que no tendría demasiadas posibilidades en la demarcación elegida, trazó un plan diferente. “Como mi hermano también jugaba de portero en el Al-Ahly, decidí intentarlo en los entrenamientos y logré demostrar mi valía entre los palos”.

Sherif Ekramy continuó su carrera en El Cairo hasta 2005 y a continuación se trasladó a los Países Bajos, donde pasó una temporada con el Feyernoord de Rotterdam. Después fichó por el Ankaragucu turco y El Gouna egipcio, antes de regresar al Ahly en 2010. Con el coloso cairota ha conquistado dos campeonatos nacionales y dos Ligas de Campeones consecutivas. “Se trata de los mayores logros de mi carrera hasta la fecha”, ha declarado.

En el primer partido del Ahly en la Copa Mundial de Clubes, contra el Guangzhou Evergrande FC, Ekramy cedió dos goles. El encuentro se saldó con la derrota del club egipcio por 2-0. En ambos casos, se trató de una situación de uno contra uno sin la participación de ninguno de los cuatro defensas del Ahly, e incluso en tamaño aprieto Ekramy estuvo a punto de lucirse con una atajada impresionante. Lógicamente, quedó totalmente decepcionado por el resultado, pero como buen deportista lo aceptó sin discusión.

“Hoy nos hemos enfrentado a un equipo muy bueno. Lo dimos todo, pero lamentablemente no bastó”, resumió. El guardameta cree que los problemas por los que atraviesa su país han incidido en la derrota. La competición nacional sigue suspendida en estos momentos, el uso de los estadios se encuentra muy restringido y la nación sufre graves problemas financieros y políticos, que afectaron muy negativamente a los preparativos del equipo para este Mundial. “El haber ganado la Liga de Campeones y haber conseguido jugar en Marruecos supone toda una hazaña. Yo me siento muy agradecido por ello”.

El Al-Ahly se enfrentará a continuación al CF Monterrey en Marrakech el 18 de diciembre en el partido por el quinto puesto. Como siempre, Sherif Ekramy se convertirá en uno de los jugadores más observados. De nuevo, volverá a demostrar al mundo que ya ha salido de la larga sombra que proyecta su famoso padre.

Explora este tema

Notas recomendadas

Debut de la Tecnología de Línea de Gol

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013

Debut de la Tecnología de Línea de Gol

14 dic. 2013

Marruecos 2013: Guangzhou Evergrande - Al Ahly

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013

Marruecos 2013: Guangzhou Evergrande - Al Ahly

14 dic. 2013

Chemseddine Chtibi of Raja Casablanca celebrates

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013

Un inmejorable regalo de cumpleaños

15 dic. 2013

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013

Repeticiones animadas de DAG en Marruecos

15 dic. 2013