Copa Mundial de Clubes de la FIFA Marruecos 2013

11 diciembre - 21 diciembre

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013

Goetze, el premio de una amarga derrota

© Getty Images

El Bayern de Múnich se impuso al Guangzhou Evergrande FC en la primera semifinal de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Marruecos 2013. Su capitán, Philipp Lahm, acreedor del “Premio TOYOTA” al mejor jugador del partido, estaba satisfecho y supo a quién atribuir el mérito de la victoria: "Sabíamos exactamente lo que nos esperaba. Nuestro cuerpo técnico nos preparó a conciencia para este duelo. Queríamos dominar el balón en el centro del campo, y lo hemos conseguido durante la mayor parte del encuentro. Hemos jugado concentrados y bien posicionados".

Otro de los hombres destacados del Bayern fue Mario Goetze. Gracias a su creatividad y a su particular estilo de juego, el vigente campeón de la Liga de Campeones de la UEFA superó una y otra vez el entramado defensivo planteado por el equipo chino. Una preciosa combinación en banda derecha acabó con un derechazo de Toni Kroos que se estrelló en el larguero.

Muchas de las jugadas de peligro de los alemanes nacieron en las botas de su dorsal número 19. Al término del partido, Goetze también mostró su satisfacción a los micrófonos de FIFA.com."Hemos cumplido con nuestra obligación y nos hemos clasificado para la final. Exceptuando nuestra efectividad de cara a puerta, todo lo demás nos ha salido a pedir de boca".

Y es que el cuadro muniqués dispuso de numerosas oportunidades claras de gol. No obstante, el tanto de Goetze no llegó tras una buena triangulación, sino en un disparo desde fuera del área; un hecho que alegró especialmente al jugador. "Se trata de un torneo único. Quién sabe cuándo podré volver a luchar por este trofeo".

Aquella noche de Londres
No en vano, que Goetze esté disputando en estos momentos la Copa Mundial de Clubes no es mérito suyo. Recordemos que el Bayern de Múnich se clasificó para esta competición al imponerse al Borussia Dortmund en la final de la Liga de Campeones de 2013 en Londres y, en aquel momento, Goetze todavía vestía los colores negro y amarillo del Borussia.

El internacional alemán de 21 años recaló a mediados de 2013 en el Bayern a cambio de 37 millones de euros. Poco antes, una inoportuna lesión muscular le impidió jugar la final alemana de la prueba reina europea. Muchos todavía recuerdan la imagen de un abatido Mario Goetze sentado en la tribuna del estadio de Wembley. Sin embargo, aquella amarga derrota le ha permitido presentarse al mundo entero. El futbolista, en cambio, resta importancia a esta circunstancia del pasado.

"Eso fue la temporada pasada. Ahora he empezado de cero. No tiene nada que ver una cosa con la otra". Y Goetze se empleó a fondo para brillar contra el Guangzhou. La final está programada para el sábado 21 de diciembre en Marrakech, y sus posibles rivales son el Raja Casablanca, equipo anfitrión, o el Atlético Mineiro brasileño, campeón de la Copa Libertadores.

Independientemente del oponente, Goetze tiene muy claro cuál es su objetivo: "Será un choque complicado, sea cual sea el rival. Sólo espero que al final seamos nosotros quienes levantemos la Copa". Para su capitán, Lahm, sería el broche perfecto al 2013: "Queríamos estar a toda costa en la final para tener posibilidades de ganar otro título más este año".

Si ambos vuelven a exhibir un nivel como el de hoy, el Bayern tendrá muchas opciones de proclamarse campeón.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013

La victoria del Bayern, en fotos

17 dic. 2013