Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2006

10 diciembre - 17 diciembre

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2006

Internacional prolonga la hegemonía brasileña

Tres ediciones de la Copa Mundial de Clubes de la FIFA disputadas, tres títulos brasileños: Corinthians en 2000, São Paulo en 2005 y, este año, el SC Internacional de Porto Alegre. Difícil hablar de casualidad ante semejante estadística. Y en las dos últimas finales, los vencidos han sido ni más ni menos que los campeones de Europa, candidatos en la previa... Japón 2006 ya es historia, es verdad, pero invita al repaso.

El flamante campeón ya tuvo su fiesta en Porto Alegre, donde miles de personas lo recibieron como lo que es, el rey mundial de clubes. Porque los festejos que desataron su triunfo por 1-0 sobre el FC Barcelona de España el pasado 17 de diciembre, se repitieron una vez que los Colorados tocaron suelo brasileño.

Inter: un antes y un después
No caben dudas, para la historia del Inter, hay un antes y un después de Japón 2006. Su entrenador Abel Braga explica la dimensión del logro de su equipo: "Nos marcamos un objetivo y corrimos tras él. Ahora somos campeones y estamos en la cima del mundo. El Barcelona tiene un equipo excelente, pero nosotros hemos jugado con coraje. Mis hombres son auténticos héroes".

La apretada victoria ante el Ahly Sporting Club de Egipto por 2-1 en semifinales, en comparación con el aplastante 4-0 propinado por el Barcelona al Club América de México, habían puesto al Internacional en el papel de David de cara a la final. Sin embargo, con un planteo inteligente de Braga y mucho sacrificio de sus jugadores, el Colorado logró mantener a raya al Goliat español y pegar en el momento justo por intermedio de Adriano para lograr el título.

"Nos salió un partido redondo. Sabíamos que teníamos que trabajar mucho en la marcación, no dejar penetrar al Barcelona por el medio y dejar atacantes para el contraataque, y ganamos el partido así. ¿Si el triunfo fue merecido? Sí, sin dudas, porque jugamos contra el mejor equipo del mundo" aseguró el capitán Fernandao tras la consagración.

Braga, sin embargo, quiere más: "Nuestra meta para 2007 es conservar el título de la Libertadores y el del Mundial de Clubes". Y al final, tenían razón...
Apenas tocaron suelo japonés, Ronaldinho y Frank Rijkaard, casi a dúo, aseguraban: "El Barcelona quiere ganar este título porque es el único que le falta, pero no llega como candidato". La frase levantó revuelo, pero adquirió el estatus de "polémica" al repetirla tras la exhibición de fútbol dada ante los mexicanos. Aquel 4-0 será recordado como una de las expresiones más puras del Deporte Rey. Sin embargo, la derrota ante el Inter en la final terminó dándole la razón a los blaugranas.

"¿Vieron por qué decíamos que no éramos favoritos?", preguntaba Deco con el 0-1 consumado. "Estábamos jugando mejor pero no convertimos. El Inter defendió bien y lo definió con una contra. Y no se puede hablar de merecimientos: si lo ganaron, lo merecían".

El mismo camino recorrió Ronaldinho. "Estamos tristes, pero perder es parte de la vida. Los merecimientos no cambian los resultados, así que habrá que trabajar para no repetir errores. ¿Qué nos faltó? Creo que un poco de suerte. Ahora tenemos que ocuparnos de la Champions para volver aquí el año que viene".

Al Ahly, la sorpresa; América, la decepción
Luego de transformarse en el primer equipo en clasificarse para disputar dos Copa Mundiales de Clubes de la FIFA, el Al Ahly de Egipto llegó a Japón con un objetivo claro: mejorar el 6º puesto logrado en 2005. Y vaya si cumplieron. El portugués Manuel José respetó la tradición del campeón africano, que con un juego atildado y agradable a la vista, liderado por Mohamed Aboutrika, derrotó al Auckland FC de Nueva Zelanda en su debut (2-0), puso en aprietos al Inter (1-2) en semifinales y terminó subiéndose al podio imponiéndose al América de México (2-1). "Quería que volviéramos a participar en esta competición para que el mundo entero viera al auténtico Al Ahly. Hoy, por fin, ha sucedido", concluyó José. La otra cara de la moneda resultó el conjunto mexicano. Por antecedentes y por plantel, los americanistas aterrizaron en tierra nipona soñando con desbancar al Barcelona en semifinales. Y tuvieron su oportunidad luego de vencer al Jeonbuk Motors FC en cuartos de final por un exiguo 1-0. Sin embargo, el equipo español lo superó claramente con un 4-0 que habla por sí solo. La caída ante el Al Ahly, en la final de consolación, resultó la gota que rebalsó el vaso. "Sólo me queda pedir perdón a nuestros simpatizantes por no haber colmado sus expectativas", dijo Luis Tena luego del 1-2.

Jeonbuk Motors FC fue otra de las gratas sorpresas del torneo. Con buen trato del balón y ordenado tácticamente, el conjunto de la República de Corea puso en aprietos al América de México, ante quien cayó por la mínima, y se lució ante el Auckland FC de Nueva Zelanda en el partido por el 5º puesto (3-0). Los kiwis, por su parte, si bien perdieron en sus dos presentaciones, deben ser optimistas: tiene lugar para aprender y crecer. En las dos concentraciones, la conclusión fue la misma: "Queremos aprovechar la experiencia que cosechamos este año para volver el que viene".

Deco, un escalón por encima
El Grupo de Estudios Técnicos de la FIFA no la tuvo fácil a la hora de premiar a los mejores de esta Copa Mundial de Clubes de la FIFA. Sin embargo, por lo mostrado en los dos partidos que jugó el Barcelona, sobre todo en la semifinal ante el América, Deco demostró estar un escalón por encima del resto, y por ello recibió el Balón de Oro. El Balón de Plata le correspondió al brasileño Pedro Iarley, de parejo desempeño y participación decisiva en la final, dando la asistencia en el gol que le dio el título al Internacional. Quizás fue este detalle el que le permitió superar a su compatriota Ronaldinho, del Barça, dueño del Balón de Bronce.

Pero hubo futbolistas que, a pesar de de tener carteles menos luminosos, también estuvieron a la altura de las circunstancias. El caso más claro es el del egipcio Mohamed Aboutrika, del Al Ahly: manejó los hilos de su equipo y fue el máximo artillero del torneo con 3 tantos. También valen la pena destacarse, entre otros, al arquero Guillermo Ochoa, del América, y a mediocampista Kim Hyeung Bum, del Jeonbuk Motors de la República de Corea.

Posiciones finales/Participantes
1º.- Sport Club Internacional (BRA)
2º.- FC Barcelona (ESP)
3º.- Ahly Sporting Club (EGY)
4º.- Club América (MEX)
5º.- Jeonbuk Hyundai Motors FC (KOR)
6º.- Auckland City FC (NZL)

Estadios/ sedes
Estadio Nacional (Tokio), Estadio Toyota (Toyota) y Estadio Internacional (Yokohama)

Goleadores
Aboutrika Mohamed (Ahly SC) 3 goles; Flavio (Ahly SC) 2; Adriano (Internacional) 1 -igualado con otros 10 jugadores-

Goles totales: 17, con una media de 2.43 por partido

Asistencia
302,142 espectadores, con una media de 43,163 por partido

Explora este tema