Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2006

10 diciembre - 17 diciembre

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2006

El Jeonbuk, tocado pero no hundido

Cuando en la noche del lunes sonó el pitido final en Tokio, algunos jugadores del Jeonbuk Hyundai Motors se quedaron paralizados, con el abatimiento pintado en sus rostros, mientras que otros simplemente se desplomaron sobre el césped. No había habido una gran diferencia entre el juego del equipo surcoreano y el del Club América, pero un solo gol decidió quién se clasificaba para enfrentarse al Barcelona… y lo marcaron los mexicanos.

Sin embargo, aunque el sueño del Jeonbuk se acabó, su participación en el torneo aún no lo ha hecho y, en estos momentos, el equipo se prepara para luchar por el quinto puesto contra el Auckland City neozelandés. La plantilla gozó el martes de un día de descanso para recuperarse de la "resaca" de la derrota, y este miércoles reanudó los entrenamientos en Chiba y no en Yokohama (que habría sido el destino del Jeonbuk de haber ganado el primer encuentro).

Si el objetivo del campeón asiático antes del compromiso inicial era jugar contra el Barça, su nueva meta es apuntillar a los kiwis y regresar así a casa con la cabeza bien alta. Para conseguirlo, no obstante, primero tendrá que aprender de los errores que cometió contra el América.

A decir verdad, a Choi Kang-Hee no le sobraban las opciones en el centro del campo, dada la baja de dos jugadores clave como Yeom Ki-Hun (con la selección nacional) y Kwon Jip (por una lesión de tobillo). Dicho esto, el técnico surcoreano se la jugó alineando al polivalente Wang Jung-Hyun en lugar de a Botti, y el tiro le salió estrepitosamente por la culata, hasta el punto de que se vio obligado a sacar al cerebro brasileño apenas en el minuto 29.

Un mediocampo minado
El propio entrenador lo reconoció después del encuentro: "Los dos defensas que jugaron en una nueva posición el lunes, el capitán Kim Hyun-Su y Lim You-Hwan, no se adaptaron bien a sus nuevas demarcaciones en el centro del campo". Ello permitió que el brasileño Fabiano Pereira gozara de espacio para disparar a su antojo y que el paraguayo Salvador Cabañas pudiera moverse libremente por las bandas. La principal consecuencia fue que los dos interiores, Kim Hyeung-Bum y Chung Jung-Kwan, se vieron obligados a trabajar el doble para tapar los espacios, mientras que Botti también lo pasó mal a la hora de surtir de balones a su compatriota Ze Carlo, quien fue prácticamente un islote en ataque durante la primera mitad.

Otro motivo de preocupación para Choi es la poca profundidad de banquillo patente en su equipo. "Hace falta mucha experiencia para llegar a ser un buen jugador, pero en este momento tenemos muchos jugadores jóvenes con escasa experiencia en las grandes competiciones", afirmó. Tras la lesión de Lim You-Hwan en el primer partido, que le hace ser duda para el gran duelo del Pacífico, Choi podría tener que recurrir a uno de esos jóvenes jugadores.

En el lado positivo, el Jeonbuk jugará de nuevo en el Estadio Nacional de Tokio, mientras que el conjunto neozelandés tendrá que desplazarse desde Toyota, donde jugó su primer encuentro. Si bien esta circunstancia difícilmente podría considerarse como tener la ventaja del factor campo, los "reyes de la remontada" de la República de Corea están encantados por reencontrarse este viernes con la capital en vez de darle un cariñoso sayonara.

Y, como bien dice Kim Hyeung-Bum: "La próxima temporada estaremos otra vez en la Liga de Campeones asiática. Con un poco de suerte, podríamos conseguir participar por segunda vez en la Copa Mundial de Clubes de la FIFA".

Explora este tema