Copa Mundial de Clubes de la FIFA Japón 2008

11 diciembre - 21 diciembre

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2008

Sonrisas y lágrimas

© Foto-net

La diferencia saltaba a la vista. Las expresiones en los rostros del Adelaide United, que ha terminado su paso por el torneo con un toque positivo, en la quinta plaza, y del Al Ahly, sexto, con dos derrotas en otros tantos partidos, eran totalmente opuestas. Los egipcios llegaron a Japón con la esperanza de igualar, como mínimo, el excelente resultado que cosecharon en 2006 (3º), pero su paso por el certamen ha sido una auténtica pesadilla y nada les ha salido bien. El Adelaide, por su parte, abordó su debut en la cita mundial con el único objetivo de aprender, pero ha hecho mucho más que eso. Sus respectivas reacciones no pueden ser más distintas.

Manuel José, el técnico del conjunto egipcio, se mostró muy afectado por este nuevo tropiezo, y volvió a recordar que, en lo que respecta a la calidad del Al Ahly en el ámbito internacional, es preciso mantener los pies en la tierra: "En Egipto piensan que el Al Ahly es el mejor equipo del mundo. Hay que ser más humildes. Las expectativas eran demasiado altas, hay que ser realista".

Para Aurelio Vidmar, el entrenador del Adelaide United, el balance ha sido naturalmente muy distinto. "Terminar quintos del mundo es un gran éxito. Pero, sobre todo, hemos aprendido muchísimo al disputar tres encuentros a este nivel".

Sobre el partido propiamente dicho, los egipcios opinan que fueron netamente superiores, pero no supieron definir. "Jugamos mejor que ellos. El Adelaide sólo tuvo una ocasión, y la aprovechó", explicó Wael Gomaa abatido. "Mis hombres lo dieron todo y jugaron bastante bien, el resultado me parece inmerecido. No hay duda de que podríamos haber jugado mejor, pero estábamos sometidos a tanta presión que mis hombres sencillamente no la pudieron soportar", añadió Manuel José.

En palabras del propio Vidmar, "En los primeros 30 minutos he visto el mejor fútbol que hemos hecho en esta competición. Cristiano marcó un gol fantástico. Nuestra defensa también se mostró muy sólida, todo el equipo trabajó bien". Naturalmente, el autor del gol, de excelente factura con un cañonazo con efecto, estaba encantado. Además, como es brasileño, su motivación era doble: "Sabía que Ronaldo había marcado dos goles en este mismo estadio en la Copa Mundial 2002. Por eso, mi objetivo era hacer lo mismo. Y aunque sólo he logrado la mitad, estoy igualmente feliz".

Sabía que Ronaldo había marcado dos goles en este mismo estadio en la Copa Mundial 2002. Mi objetivo era hacer lo mismo.

Mucho menos locuaces y claramente abatidos, los egipcios se mostraron parcos en palabras. No obstante, la gran figura del equipo, Mohamed Aboutrika, siempre dispuesto a hablar con la prensa, respondió a las insistentes preguntas de los periodistas de su país. Aunque lo único que pudo decir fue: "Nos hemos empleado a fondo, pero no hemos tenido la suerte de nuestro lado para ganar este partido".

Los australianos, por el contrario, mucho más relajados, no dudaron en contar con pelos y señales todos los detalles de su trayectoria en la competición a todo aquel que quisiera escuchar. Como si así pudiesen prolongar su alegría algunos minutos más. "Volvemos a casa con dos victorias y una derrota, un balance más que respetable. Evidentemente, perdimos el encuentro más importante, contra el Gamba Osaka. Pero, paradójicamente, fue nuestro mejor partido. Estar aquí y enfrentarnos a equipos venidos de Nueva Zelanda, Japón y Egipto ha sido una experiencia formidable", explicó Scott Jamieson.

"Nos quedamos muy decepcionados tras perder por la mínima contra el Gamba Osaka. Pero volvimos a encontrar la motivación, porque queríamos terminar este torneo con una nota positiva. Ser el quinto mejor equipo del mundo no está mal, ¿verdad?", afirmó Kristian Sarkies con una sonrisa.

Aún así, ambos conjuntos tienen un punto en común: es hora de pensar en el resto de la temporada. "Debemos concentrarnos en el campeonato para conquistar nuestro quinto título consecutivo. Estoy muy orgulloso de ser el entrenador del Al Ahly, un club que ha hecho historia en el fútbol egipcio. Ahora queremos ganar la Supercopa, la liga y la Copa. Pero antes, tenemos que recuperarnos anímicamente de esta decepción", reveló Manuel José. "Nos quedan por disputar siete partidos de la A-League. En este momento, somos líderes, y queremos seguir siéndolo, así que tenemos que emplearnos a fondo", apuntó Vidmar.

Resulta muy decepcionante para nuestros aficionados. Espero volver por ellos y hacerlo mejor la próxima vez.

Una cosa es segura, las dos partes están ansiosas por volver a la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, aunque por razones diferentes. "Es un torneo especial, en el que espero volver a participar, aunque quizás con otro equipo, ¿quién sabe? Ya veremos qué me depara el futuro", declaró Jamieson enigmático. "Resulta muy decepcionante para nuestros aficionados. Realmente espero volver por ellos y hacerlo mejor la próxima vez", afirmó Gomaa en un tono más positivo.

Explora este tema

Notas recomendadas

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2008

Adelaide and Al Ahly say goodbye

19 dic. 2008