Copa Mundial de Clubes de la FIFA Marruecos 2013

Copa Mundial de Clubes de la FIFA Marruecos 2013

11 diciembre - 21 diciembre

Marruecos 2013

Un torneo entre la lógica y las sorpresas

  • Pep Guardiola guía al Bayern Múnich a su primer Mundial de Clubes
  • El Raja Casablanca se metió en la final a costa del Atlético Mineiro
  • Frank Ribéry, Balón de oro adidas

Casi todo lo que toca Pep Guardiola se transforma en oro. Y como a mediados de 2013 se hizo cargo de un equipo que ya había ganado la Bundesliga, la Copa de Alemania y la Liga de Campeones de la UEFA unas semanas antes, el FC Bayern de Múnich afrontaba la Copa Mundial de Clubes de la FIFA Marruecos 2013 rebosante de talento y confianza.

Por lo tanto, no ha supuesto ninguna sorpresa ver al club alemán conquistar por primera vez este torneo, después de conseguir dos veces el que fue su precursor, la Copa Intercontinental, contra dos pesos pesados de Sudamérica, Cruzeiro y Boca Juniors (1976 y 2001 respectivamente).

“Todo el mundo quiere ganar esta competición, pero más aún los sudamericanos, que consideran verdaderamente a quien lo logra como mejor club del mundo”, explica el peruano Claudio Pizarro, que ya había actuado en la edición de 2001 y ha repetido en 2013. Y después del rendimiento ofrecido en 2013, no hay que ser sudamericano para reconocer a la formación bávara esa condición de mejor del planeta.

El primer adversario que hincó la rodilla ante los germanos fue el Guangzhou Evergrande FC chino, impotente en semifinales (3-0) a pesar de la pericia táctica de su entrenador campeón del mundo, el italiano Marcello Lippi. Y en la final realizó otra exhibición, que obligó al equipo anfitrión, el Raja Casablanca, a rendirse ante la potencia de un cuadro dirigido brillantemente por Franck Ribéry, elegido Balón de Oro adidas del torneo.

Philipp Lahm of FC Bayern Munchen receives the adidas Silver Ball, Franck Ribery of FC Bayern Munchen receives the adidas Golden Ball and Mouhssine Iajour of Raja Casablanca revceives the adidas Bronze Ball
© Getty Images

El Raja desafía la lógica

Y aunque el título del Bayern haya respondido a la lógica, el resto del torneo no siguió en absoluto los parámetros previstos. ¿El culpable? Un Raja clasificado tras adjudicarse la liga marroquí de 2013, aunque había perdido fuelle al principio del ejercicio siguiente, y que incluso se estrenaba en la cita mundialista tras sufrir una mala racha de tres derrotas y un empate.

Peor aún, el club de Casablanca destituyó a su entrenador, Mhamed Fakhir, a pocos días del inicio del certamen, sustituyéndolo por el tunecino Faouzi Benzarti, un técnico experimentado, ¡pero que no conoció a su nuevo plantel hasta tres días antes del partido inaugural!

Sin embargo, bastó para imponerse al Auckland City FC, gracias a un tanto agónico de Adelilah Hafidi, después de adelantarse en el marcador y de que los neozelandeses empatasen. Ese guión se repetiría otras dos veces, y frente a adversarios de un calibre totalmente distinto. El CF Monterrey fue su víctima en cuartos de final, y la siguiente ronda le tocó al Atlético Mineiro.

Para poder realizar dos hazañas semejantes, los locales recurrieron a la calidad de sus figuras, como el guardameta Khalid Askri, el centrocampista Mohsine Moutaouali y el delantero Mouhssine Iajour, y, sobre todo, a un público totalmente entregado, que creó uno de los mejores ambientes de la historia del torneo.

Los hinchas brasileños del Atlético Mineiro, que se habían desplazado en un número superior a las 10.000 personas, fueron silenciados, al igual que su equipo, favorito gracias a su título de la Copa Libertadores y la presencia en sus filas de internacionales brasileños, entre los que destacaba Ronaldinho.

Aunque replicaron al tanto inicial de los marroquíes mediante un sublime lanzamiento de falta del genio auriverde, los representantes de la CONMEBOL sucumbieron en dos contragolpes al final del encuentro (3-1), convirtiéndose en el segundo campeón de Sudamérica que no llega a la final, después del Internacional de Porto Alegre en 2010.

Se consolarían con una medalla de bronce y la satisfacción de inscribir sus nombres en la historia del Galo, por haber dado al club su primer título continental. Un sentimiento compartido con el equipo derrotado en la final de consolación, el Guangzhou, que fue cuarto en la primera participación de un conjunto de la RP China en la prueba, aunque se despidió con la sensación del deber cumplido, tras acumular tres títulos de liga consecutivos y la primera Liga de Campeones de la AFC de la entidad.

En esos éxitos tuvo mucho que ver Darío Conca, que disputó contra el Atlético Mineiro su último partido —y marcó también su último gol—, antes de volver al Fluminense. El argentino había anotado su penúltimo tanto contra el Al Ahly SC, que en su quinta participación no rindió a un nivel muy alto, ni en cuartos de final ante el Guangzhou (0-2) ni en el encuentro por el quinto puesto frente al CF Monterrey (1-5).

En su descargo, hay que decir que los egipcios llegaban a Marruecos sin haber jugado más partidos oficiales esta temporada que los de la Liga de Campeones, ya que su campeonato nacional había sido suspendido por motivos de seguridad. Eso no impidió a los Diablos Rojos alzar su octavo trofeo continental, pero a las piernas de Mohamed Aboutrika, Wael Gomaa, Sherif Ekramy, Sherif Abdelfadeel, Emad Meteab o Mohamed Naguib, que ya han superado la treintena, les faltó algo de frescura.

Delgado hace historia historia

La falta de partidos oficiales fue quizás también el motivo de la decepción de los mexicanos (habían jugado su último encuentro más de un mes antes del comienzo del torneo), quintos en 2011 y terceros en 2012, que aspiraban a subir un peldaño en su tercera participación consecutiva.

Al final, se toparon con las grandes atajadas del guardameta del Raja en cuartos, y tuvieron que conformarse con la quinta plaza y la condición de máximo goleador de la historia del torneo, hasta este momento, para César Delgado.

El argentino marcó dos goles contra el Al Ahly, que se añadieron a los tres inscritos en sus dos participaciones anteriores, y superó así a Lionel Messi, Denilson y Aboutrika, autores de cuatro cada uno.

Cesar Delgado of Monterrey is challenged by Issam Erraki of Casablanca
© Getty Images

El Auckland City, el único equipo no profesional del torneo resistió hasta el ultimo minuto de su partido clasificatorio, ante los anfitriones. “Hemos perdido, aunque por poco, y hemos demostrado ser capaces de plantar cara a este nivel, lo que constituye para nosotros una etapa importante”, analiza el español Ramón Tribulietx, entrenador de los Navy Blues. “Ha sido una experiencia formidable. Ahora queremos progresar, y convertirnos en un equipo más importante”.

Y esa es la característica común de todos los equipos participantes, sea cual sea su continente, su estilo de juego, su plantel o su experiencia: son importantes, y dejan huella en la historia del torneo. Aunque la del FC Bayern haya sido un poco más profunda...

Clasificación definitiva

  1. FC Bayern de Múnich
  2. Raja Casablanca
  3. Atlético Mineiro
  4. Guangzhou Evergrande FC
  5. CF Monterrey
  6. Al Ahly SC
  7. Auckland City

Estadios

  • Le Grand Stade de Marrakech
  • Grand Stade d'Agadir

Máximos goleadores:

  • César Delgado, 2 goles
  • Ronaldinho, 2 goles
  • Darío Conca, 2 goles

Premios:

  • Balón de Oro adidas: Frank Ribéry (Bayern de Múnich)
  • Balón de Plata adidas: Philipp Lahm (Bayern de Múnich)
  • Balón de Bronce adidas: Mouhssine Iajour (Raja Casablanca)

Premio Fair Play de la FIFA: Bayern de Múnich

Explora este tema

Notas recomendadas

Marruecos 2013: Guangzhou Evergrande 2-3 Atlético Mineiro

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013

Marruecos 2013: Guangzhou Evergrande 2-3 Atlético ...

21 dic. 2013

Marruecos 2013: Bayern Múnich 2-0 Raja Casablanca

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013

Marruecos 2013: Bayern Múnich 2-0 Raja Casablanca

21 dic. 2013

Marruecos 2013: Premios

Copa Mundial de Clubes de la FIFA 2013

Marruecos 2013: Premios

22 dic. 2013