Siete goles marcó en la Liga de Campeones de la UEFA durante la temporada pasada, y siete son los que lleva en la actualidad. Así, Roy Makaay ocupa, junto con el brasileño Adriano, y detrás de Ruud van Nistelrooy (8 tantos), el segundo puesto en la lista de anotadores de la competición. El delantero del Bayern de Múnich no ha parado de ver puerta, destacando sobre todo en la máxima competición europea de clubes, que clasifica a su campeón para el próximo Campeonato Mundial de Clubes de la FIFA Copa Toyota Japón 2005.

Ante el importantísimo encuentro con el Chelsea, en cuartos de final, FIFA.com ha hablado con Makaay, aunque no sólo sobre el próximo partido, sino también sobre su futuro, la presión del fútbol profesional, Gerd Müller y lo que se esconde detrás del término "olfato de gol".

FIFA.com: Usted hubiera deseado jugar en cuartos de final de la Liga de Campeones contra el PSV Eindhoven. Ahora resulta que jugarán contra el Chelsea. ¿Cómo reaccionó tras el sorteo?
Roy Makaay:
Quería jugar contra el Eindhoven, no porque fuera un rival más fácil -es un equipo muy fuerte- sino porque hubiera sido bonito enfrentarme a mis paisanos. Sin embargo, el Chelsea -y esto lo dije en cuanto acabó el sorteo- es el mayor aspirante a ganar el campeonato, junto al Milan. Ahora resulta que nos ha tocado contra uno de los dos favoritos. Bueno, por lo menos tenemos la ventaja de que jugamos primero en Londres.

El Bayern no es favorito contra el Chelsea, y ustedes no están acostumbrados a desempeñar ese papel. ¿Eso puede convertirse en una ventaja, al ser la presión todavía mayor para su rival?
Tenemos poco que perder. El Chelsea está ofreciendo un juego sobresaliente en lo que va de temporada. Ha vencido al Barcelona, que también era un gran aspirante a ganar la Liga de Campeones, pero nosotros tampoco lo hemos hecho nada mal hasta ahora. Hemos superado la fase de grupos con el Juventus de Turín y después hemos ganado a otro de los favoritos, el Arsenal. Por eso, probablemente asistamos a un encuentro muy interesante. De todas maneras, creo que el Chelsea es el favorito en este caso. Eso puede ser una ventaja, y nosotros creemos que podemos clasificarnos.

Arjen Robben se ha lesionado el tobillo durante el encuentro de la selección holandesa en Rumania, y no va a poder jugar en la Liga de Campeones con el Chelsea. Usted es compañero de Robben en la selección. ¿Se trata de una baja muy grave para el club de Londres?
Es un jugador de la elite mundial. Puede ser una ventaja que no juegue. Por otra parte, el Chelsea tiene una plantilla lo suficientemente amplia y buena como para encontrar un sustituto. De todas formas, me alegro de que no juegue, porque Arjen es un jugador realmente bueno.

¿Cuáles son las virtudes del Chelsea, desde su punto de vista?
Suele encajar muy pocos goles en contra. En la Premier League, después de 30 partidos jugados, no ha encajado más que diez. Este tipo de detalles revela que se trata de un equipo muy compacto, y es muy difícil meterles un gol. Sin embargo, también hemos comprobado que el Barcelona fue capaz de marcarle dos. Naturalmente, se trataba de una situación diferente. El Chelsea tenía que ganar, tras la derrota del partido de ida, y se vio obligado a atacar. Pero nosotros también tenemos una defensa muy fuerte. Creo que se enfrentan dos equipos con defensas muy potentes.

¿Con qué táctica se va a presentar el Bayern en casa del Chelsea?
Vaya, en estos momentos, no tengo ni idea. Pero creo que vamos a jugar diferente a como solemos hacerlo. No vamos a salir a atacar todos, porque eso es algo que el Chelsea sabe aprovechar, como se pudo comprobar con el Barcelona. Los tres primeros goles del Chelsea se produjeron en contraataques, en su propio estadio. Por eso, vamos a dejar que se acerquen ellos, para devolver el golpe con nuestros delanteros. No nos conviene ir con una actitud muy ofensiva al encuentro.

Su contrato no expira hasta 2007. ¿Ya tiene planes para más adelante?
De momento, no. Cuando se cumpla mi contrato, tendré 32 años. Normalmente, se suele seguir jugando un par de años más, pero nunca se sabe qué pasará dentro de dos años y medio.

¿A qué se piensa dedicar Roy Makaay al terminar su carrera?
Voy a intentar jugar todo el tiempo que pueda. En estos momentos, no sé cómo me sentiré dentro de cinco o seis años. No sé cómo va a responder mi físico, hasta el momento me he mantenido muy bien. Supongo que, después de los dos años y medio que me quedan de contrato con el Bayern, podré seguir jugando. A lo mejor, me quedo una buena temporada en el Bayern. Hasta ahora no me he planteado mucho lo que quiero hacer más adelante. Todavía me queda bastante tiempo.

Felix Magath está considerado un entrenador muy exigente. ¿Es verdad que pide mucho más que otros técnicos o sólo es un tópico?
El cambio de España a Alemania ya fue bastante fuerte. Ninguno de mis entrenadores, hasta aquel momento, me había hecho entrenar tanto. En ese sentido, ya fue bastante difícil para mí acostumbrarme a Ottmar Hitzfeld. De todas maneras, con Felix Magath fue más duro todavía, aunque debo reconocer que no hice la preparación de verano con Hitzfeld. Cada entrenador tiene su propia filosofía.

En aquel entonces, usted se fue, siendo el máximo goleador de Europa, al Bayern, un club donde jugó Gerd Müller, uno de los mejores delanteros de todos los tiempos. ¿Eso le supuso algún tipo de presión?
De todas formas, sentía presión por el traspaso, sobre todo, por cómo lo magnificó la prensa. Pero enseguida olvidé el coste de mi fichaje. Por suerte, tardé poco en marcar. Se me ha comparado bastantes veces con Gerd Müller, aunque siempre en sentido positivo.

¿Alguna vez ha hablado con Gerd Müller, es decir, de goleador a goleador?
De vez en cuando, por su puesto. Gerd está siempre donde entrenamos. Sin embargo, no intercambiamos consejos; somos dos jugadores demasiado diferentes para eso.

Lo que tienen en común es el olfato de gol. Eso es algo que debe ser difícil de aprender ...
No lo sé. Siempre he dicho que el olfato de gol o se tiene o no se tiene. La técnica y otros aspectos se pueden mejorar, pero el saber dónde colocarse es un don que se tiene o no se tiene. Creo que es muy difícil trabajar ese aspecto. Tal vez se pueda educar un poco el olfato de gol, pero cuando estás en el campo terminas actuando inconscientemente.

Usted es una persona muy tranquila, modesta y amable, sin aires de estrella. ¿Qué es lo que ha "fallado"?
Nada ha fallado. Lo que pasa es que no tengo ganas de cambiar mi manera de ser para otras personas. Es así de sencillo.

¿Existe alguna facultad futbolística que tenga algún colega suyo y a usted también le gustaría tener?
En realidad, estoy bastante satisfecho. Sólo intento mejorar lo que ya sé hacer. Eso me basta.

¿Tiene o ha tenido algún ídolo en el fútbol?
Sin lugar a dudas. Cuando yo era más joven, Marco van Basten era el mejor delantero del mundo, y con diferencia. Era una figura ejemplar para mí, no sólo porque fuera holandés. Nueve de cada diez delanteros, hoy en día, reconocen que Marco van Basten fue su ídolo. Creo que Thierry Henry también dice que Van Basten era su ídolo. Eso demuestra que, más allá de los holandeses, todo el mundo aprecia lo que hizo Van Basten en su breve carrera.

Volviendo al principio de nuestra conversación, hay una pregunta que todavía no ha respondido. ¿Quién va a ganar la Liga de Campeones?
Espero que nosotros.