A pesar de caer derrotada por 2-0 ante España, Sudáfrica reservó su billete a la semifinal de la Copa FIFA Confederaciones gracias el empate registrado entre Irak y Nueva Zelanda. Los goles de David Villa y Fernando Llorente en el partido disputado en el estadio Free State de Bloemfontein hacen que la Roja establezca una nueva marca de victorias consecutivas (15) y empate en racha de partidos sin perder a Brasil (35).

Vicente del Bosque optó por renovar la alineación titular y únicamente mantuvo en el once inicial a Carles Puyol, Xavi, Fernando Torres y David Villa. El equipo anduvo lento y falto de ideas en una primera parte en la que apenas contó con dos jugadas destacadas: el lanzamiento de falta de Albert Riera a los cuatro minutos, y un mano a mano de Torres que atajó el portero Itumeleng Khune en su cumpleaños número 22.

Era Sudáfrica quien más peligro creaba en esa etapa, pero aún así sus llegadas al área no terminaban de cuajar por falta de puntería y algún exceso de nervios. Bernard Parker desaprovechó una ocasión clarísima tras un pase de Steven Pienaar, cuando quedó en posición franca de remate, pero no acertó con los tres palos. Inmediatamente después fue Teko Modise quien marró desde la frontal cuando llegaba libre de marca.

Reacción de la Roja tras el descanso
España dio el primer aviso tras el descanso en un tiro libre ajustado de Xavi que se fue por centímetros. La Roja se vino arriba y llegó el minuto de oro. Siboniso Gaxa cometió penal sobre Cesc Fábregas, pero la ejecución de Villa desde los once metros fue detenida magristralmente por Khune, quien todavía se repondría para detener el disparo de Puyol que recogió el rechace.

El público todavía aplaudía la heroicidad de su arquero cuando Villa controló espectacularmente una asistencia de Riera y cruzó al balón con rabia para resarcirse de su error y adelantar a España (1-0, 51'). El jugador del Valencia ha anotado en los 13 últimos partidos que ha disputado con la Roja.

Los anfitriones no se rindieron pero sus llegadas a la meta rival, en este partido defendida por Pepe Reina, se espaciaron y fueron menos peligrosas. España aprovechó para estirarse y crear ocasiones de gol con más comodidad. El seleccionador empezó con las rotaciones para dar alternativa a los hombres del banquillo, con el debut en la Roja de Pablo Hernández, y descanso a sus titulares. Y Fernando Llorente, a los 12 minutos de pisar el campo, no desaprovechó la ocasión de lucirse anotando el gol de la tranquilidad (2-0, 72').

Los nervios se apoderaron entonces de los locales que de reojo miraban al banquillo, en espera de conocer lo que ocurría en Johannesburgo. Y llegaron buenas noticias: el empate sin goles entre iraquíes y neozelandeses permitía hacer historia a los Bafana Bafana que por primera vez alcanzan la segunda ronda de la fase final de un torneo FIFA.

La selección española, como primera de grupo, se enfrentará en semifinales al segundo clasificado del Grupo B el miércoles 24 de junio en Bloemfontein, mientras que los anfitriones viajarán a Johannesburgo para cruzarse un día más tarde con primer clasificado del Grupo B.