La selección española sudó para romper el muro defensivo levantado por Irak, pero un gol de David Villa fue suficiente para sumar los tres puntos en el partido disputado en el estadio Free State de Mangaung/Bloemfontein este miércoles 17 de junio. Así la Roja se aseguró su presencia en las semifinales de la Copa FIFA Confederaciones Sudáfrica 2009.

Vicente del Bosque optó por refrescar al equipo con cuatro caras nuevas, Gerard Piqué y Carlos Marchena en el centro de la defensa, y Santi Cazorla y Juan Manuel Mata por las bandas. Bora Milutinovic también modificó su alineación titular para reforzar la defensa con Muayad Khalid, y sacó de entrada a Samer Saeed como único punta.

El partido fue lento desde el principio y aunque los españoles dominaron completamente el balón, les costó encontrar huecos en la atenta defensa iraquí. Las ocasiones escasearon y lo más inquietante para la portería de Mohammed Kassid en la primera media hora fueron las jugadas a balón parado, y dos remates de David Villa y Cazorla. ¿La más peligrosa? Un tiro libre en vértice del área lanzado por Xavi que Joan Capdevilla remató defectuosamente, y que Kassid detuvo en la línea de gol.

Tambalea el arco iraquí 
El veterano Milutinovic, que ya sabe lo que es ganarle a España -lo hizo con Nigeria en la Copa Mundial de la FIFA Francia 1998- supo tejer una telaraña en defensa que desesperó a los españoles. Villa no podía sino llevarse las manos a la cabeza cuando su cabezazo, en soledad, fue atrapado por el portero (52').

Sin embargo, tanto fue el cántaro a la fuente que al final llegó el gol. Tenía que ser, cómo no, tras una combinación por la izquierda, desde donde Capdevilla centró para que Villa, libre de marca, anotase de cabeza (1-0, 55'). Sexto gol de España en la competición, y sexto que llega desde la banda izquierda, aunque con un agregado especial: el Guaje celebró su conquista número 30 y ya es el segundo artillero en la historia de la Furia.

Xabi Alonso probó a continuación con uno de sus potentes disparos desde fuera del área, pero Kassid volvió a lucirse. Irak no varió su actitud tras encajar el gol y mantuvo su cerrojazo, mientras los campeones de Europa, con el absoluto control de balón, siguieron buscando huecos aunque con menos intensidad. Así y todo, hubo tiempo para más lucimiento de Kassid en un disparo a bocajarro de Mata (78').

Negocio redondo
El marcador ya no se movería en un partido sin historia que sirvió, al fin y al cabo, para que España clasifique a las semifinales, Villa siga sumando récords, y la selección aumente a 34 su registro de partidos sin perder: ya iguala la marca de victorias consecutivas que tenían Australia, Brasil y Francia, con 14.

La Roja disputará el sábado 20 de junio su último partido del Grupo A ante los anfitriones sudafricanos en este mismo estadio de Bloemfontein, mientras que Irak definirá su suerte en el torneo contra Nueva Zelanda en Johannesburgo.